Rajoy da luz verde a Barberá y Fabra como candidatos en Valencia

El consejero murciano Pedro Antonio Sánchez encabezará el cartel en esa región

Alberto Fabra y Rita Barberá (en primer término) en la sede del PP de Valencia, el jueves por la tarde, tras conocer que serán candidatos.
Alberto Fabra y Rita Barberá (en primer término) en la sede del PP de Valencia, el jueves por la tarde, tras conocer que serán candidatos.JOSÉ JORDÁN

Alberto Fabra será finalmente el candidato del PP a la presidencia del Gobierno valenciano. Y Rita Barberá repetirá como aspirante a la alcaldía de la capital de la Comunidad. Tras meses de dudas, Mariano Rajoy desbloqueó ayer las candidaturas valencianas. “Hace unos días les decía que estaba en modo espera y ahora estoy en modo candidato”, dijo satisfecho Fabra, que explicó que fue la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, quien comunicó la noticia.

La decisión se interpretó ayer como una llamada al entendimiento entre los principales dirigentes del PP valenciano. Fabra y Barberá mantienen una tensa relación desde hace meses, tensiones que llevaron meses atrás a la alcaldesa de Valencia a defender la necesidad de buscar una candidatura alternativa a la del presidente.

Barberá no ha logrado imponer su criterio, pero Fabra, que confiaba en que su designación cerrase las dudas sobre su liderazgo, tampoco. La propuesta avalada sitúa a la coordinadora regional del PP y consejera de Infraestructuras, Isabel Bonig, como cabeza de lista a Cortes Valencianas por la circunscripción de Castellón. Bonig era uno de los cargos bien vistos por la alcaldesa de Valencia y por los presidentes provinciales del PP de Valencia, Alfonso Rus, y de Alicante, José Ciscar, para sustituir a Fabra.

Ni el presidente

No es el único mensaje de Génova al presidente valenciano. José Ciscar, a quien Fabra lleva meses orillando a pesar de que ostenta el cargo de vicepresidente del Gobierno valenciano, será el cabeza de lista a Cortes Valencianas por la circunscripción de Alicante. El aval a Ciscar para que relance el PP en la provincia de Alicante se traduce también en la designación de la consejera de Bienestar Social, Asunción Sánchez Zaplana, como candidata a la alcaldía de la capital. Un revés para el presidente de la Generalitat, que se inclinaba por la continuidad de Miguel Valor, que asumió la alcaldía de Alicante en enero tras la dimisión de Sonia Castedo, quemada por los escándalos de corrupción urbanística. La lista de candidatos se cierra con Alfonso Bataller, que será el cartel a la alcaldía de Castellón.

Según explicaron fuentes del PP valenciano, la decisión de Génova obliga a los referentes del partido a cerrar filas, pero también coloca en el Parlamento autonómico varios liderazgos alternativos por si Fabra no logra revalidar el Gobierno.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Génova no quiere quedarse sin opciones, como ya ocurrió en los comicios de 2011, cuando permitió que Francisco Camps confeccionase unas listas a medida. Tras verse obligado a dimitir en julio de 2011, por el procesamiento en el caso de los trajes regalados por la trama Gürtel, la alcaldesa de Valencia se descartó como relevo de Camps y Génova tuvo que apostar por un desconocido Alberto Fabra, que ahora ve cumplido su sueño de ser candidato del PP la Generalitat.

Por otra parte, a la espera de que se elijan también los candidatos en Madrid, el comité nacional de listas del PP también ratificará hoy al consejero de Educación de Murcia, Pedro Antonio Sánchez, como candidato autonómico tras haberse levantado la imputación que pesaba sobre él por irregularidades en la compra de su vivienda. La decisión acaba con las aspiraciones del actual presidente autonómico, Antonio Garre, que sustituyó a Ramón Luis Valcárcel al ser elegido eurodiputado.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS