Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Europa prepara sus redes eléctricas para el eclipse solar de marzo

Los operadores se coordinan para cubrir el descenso puntual de la energía fotovoltaica

Los productores restan importancia al impacto que tendrá este fenómeno

Planta fotovoltaica en Sajonia (Alemania), en agosto de 2012.
Planta fotovoltaica en Sajonia (Alemania), en agosto de 2012.

El eclipse solar previsto para el próximo 20 de marzo, que entre las 8.40 y las 12.50 (hora peninsular española) podrá verse en toda Europa, supondrá un test para la red eléctrica del continente. "Este eclipse solar será una prueba sin precedentes para el sistema de electricidad de Europa", sostiene en un informe la Red Europea de Gestores de Redes de Transporte de Electricidad (Entso-e, en su nombre en inglés). El análisis realizado por esta asociación, que engloba a los transportistas eléctricos europeos, se centra en la afección que el fenómeno podrá tener sobre la generación fotovoltaica, que en el continente cubre el 3% de todo el consumo energético.

Poca incidencia en España

Red Eléctrica, miembro de Entso-e y único operador en España, también "está evaluando la incidencia del eclipse solar del próximo 20 de marzo tanto en la operación del sistema eléctrico" nacional como "en el ámbito europeo", han indicado fuentes de la empresa. El informe de Entso-e apunta a que en España la reducción de la generación de fotovoltaica en el punto central del eclipse estaría en el 20,6%. En el caso español, Red Eléctrica recuerda que este tipo de energía cubrió el 3,1% del consumo total en 2014.

La compañía afirma que durante el eclipse no se prevé que sean "necesarias medidas adicionales a las habituales de asegurar valores de reserva suficientes para garantizar el suministro eléctrico". Red Eléctrica recuerda que "estudia todas las variables posibles para garantizar la seguridad y calidad del suministro eléctrico en todo momento", no solo con episodios como el eclipse previsto.

Javier García Breva, experto en políticas energéticas, sostiene que España no tendrá problemas, porque desde hace una década cuenta con un sistema que prevé que se compensen unas energías con otras en este tipo de casos.

Entso-e afirma que se están "tomando todas las medidas necesarias para mitigar los riesgos" desde hace meses. Entre ellas, se incluye la "coordinación entre las salas de mando en toda Europa antes y durante el eclipse". La idea es que, al poder trabajar con previsión suficiente, el descenso puntual en la fotovoltaica se cubra con otras fuentes de energía, ya sean renovables o convencionales, y que los Estados también se apoyen en el caso de que surja algún incidente en esas dos horas.

"El eclipse no será un gran problema, pero sí supondrá una prueba para la red eléctrica europea, que está interconectada", indica Javier García Breva, experto en políticas energéticas. "Será un test para ver cómo funcionan las interconexiones y cómo está la integración", añade.

Este fenómeno no afectará a todo el continente por igual. Turquía será el país en el que menos incida el eclipse, con una oscuridad máxima prevista del 25%. El Estado en el que el cielo se apagará más será Dinamarca, donde se prevé que en el momento cumbre se llegará al 83% de oscuridad. En Madrid, el punto que Entso-e toma como referencia para España en su informe, se llegará al 67%.

Partiendo de estos datos, la asociación de operadores de transporte de electricidad concluye que, en el minuto en el que más superficie del Sol quede cubierta por la Luna, la producción de energía fotovoltaica en todo el continente podría llegar a caer hasta un 37,5%. Se pasaría de los 89 gigavatios que se generan en un día despejado a los 55.

Entso-e destaca que "todos los países de la región se verán afectados indirectamente, debido a la interconexión". Pero el impacto directo más importante se centra en Alemania e Italia, donde la fotovoltaica se halla más implantada. En el caso alemán, la caída de la producción en el minuto clave del eclipse ascendería al 42%. En Italia, llegaría al 36,4%.

Entso-e justifica la necesidad de tener previsto un plan de contingencia en que el eclipse supondrá para el sistema "tener dos amaneceres y dos atardeceres en el mismo día". Además, se producirá cuando "los europeos y los lugares de trabajo comienzan una jornada normal". El 20 de marzo cae en viernes.

Alemania e Italia serán los países más afectados por la ocultación

José Donoso, director general de la Unión Española Fotovoltaica, que representa a unas 300 empresas del sector, compara este asunto con la alarma generada por el efecto 2000, un miedo que se acabó diluyendo cuando se produjo el cambio de milenio y no se produjo el temido fallo informático global. Apunta que, sobre el papel, podrían surgir dos problemas: la falta de suministro y alteraciones en la red. Respecto al primer teórico conflicto, Donoso sostiene que no se llegará al punto del corte, ya que en Europa hay una sobreproducción de energía. Además, la caída de la fotovoltaica quedará cubierta por las centrales de ciclo combinado "o, incluso, por la eólica".

En la misma línea se pronuncia Estefanía Caamaño, profesora de la Universidad Politécnica de Madrid e investigadora del Instituto de Energía Solar de esta institución: "Fenómenos de variación de recursos renovables como el Sol o el viento son de sobra conocidos y gestionados hoy en día mediante tecnologías de generación eléctrica especialmente indicadas para ello (centrales de ciclo combinado, por ejemplo)". "El problema se resolverá con otras tecnologías", apunta Miguel Ángel Martínez-Aroca, presidente de la Asociación Nacional de Productores e Inversores de Energía Fotovoltaica.

En cuanto a las alteraciones que se puedan producir en la red por un apagón brusco de los generadores de fotovoltaica, Donoso mantiene que es un asunto que está "controlado ya por los transportistas". "El eclipse será como un día de lluvia de golpe en toda Europa", abunda.

Respecto al informe de Entso-e, Caamaño critica "que desde los gestores de los sistemas eléctricos se intente transmitir una idea de peligro asociada al uso de energías renovables como la solar, cuando estas han demostrado su madurez".