Garzón y Rajoy se enzarzan en una guerra de realidades paralelas

El candidato de IU acusa de "vivir en una burbuja" al presidente

Mariano Rajoy, Alberto Garzón y Joan Coscubiela se enzarzaron este martes en una guerra de realidades paralelas. Las intervenciones del candidato de IU y del portavoz de Iniciativa per Catalunya en el Debate del Estado de la Nación llevaron al presidente del Gobierno a reafirmarse en la defensa de su proyecto político frente a los planteamientos del Grupo de la Izquierda Plural.

La misión de Garzón es salvar su formación de la descomposición ante el ascenso de Podemos. Por eso el candidato presidencial de la federación buscó afirmarse como referente del partido esgrimiendo un discurso nítidamente de izquierdas, sin ambigüedades, y anclado a esa tradición. “Vamos a construir un país desde los valores y principios de izquierdas”, proclamó en su primera intervención en ese debate parlamentario, en sustitución de Cayo Lara, antes de enfatizar: “Este es mi primer debate, pero seguramente es el último suyo, señor Rajoy. Porque vamos a echarle”.

Garzón dirigió tres mensajes al jefe del Ejecutivo. Afirmó que “tiene más futuro como cuentacuentos que como presidente” porque en su opinión el análisis del líder del PP se ha limitado a describir “un país fantasioso”. Opinó que el proyecto político del Gobierno “está siendo un éxito para las grandes fortunas y las grandes empresas”. Y defendió que “afortunadamente hay alternativas” a las medidas adoptadas en esta legislatura frente a la hoja de ruta dictada, mantuvo, por la canciller alemana, Angela Merkel.

El diputado de IU habló, en cambio, de pobreza energética, del “saqueo de Endesa”, recalcó que su programa incluirá la prohibición de privatizar sociedades y la “recuperación de las empresas estratégicas” por parte del Estado. En su esbozo de país Garzón defendió, por ejemplo, la creación de un millón de puestos de trabajo con la inversión de la mitad de la cantidad empleada para rescatar a Bankia, es decir, 9.200 millones de euros —el 0,92% del PIB—.

El candidato de IU a la Presidencia del Gobierno atacó con dureza el sistema bipartidista, vinculó la gestión del PP a la corrupción y censuró sin matices también la del PSOE. “El bipartidismo arrancó nuestras industrias y lo sustituyó por un desierto de ladrillos y cementos”, afirmó. Hiló una defensa del Estado social, reivindicó la protesta y consideró que los populares “siempre tienen suerte” ante el caso Bárcenas “y las pruebas desaparecen”. Acusó, en definitiva, a Rajoy de “vivir en una burbuja”, y fue más allá al considerar: “No es que a su relato le falte piel. Le falta rigor y vergüenza”.

La portavoz de UPyD, Rosa Díez, también hiló una enmienda a la totalidad del plan de Rajoy, ahondó en la corrupción, rebatió los datos económicos del Gobierno, sostuvo que sí hubo un rescate y afirmó tajante: “Yo a un primer ministro que miente una vez tras otra en sede parlamentaria no le considero mi presidente”.

Sobre la firma

Francesco Manetto

Estudió Filosofía y Letras y en 2006 empezó a trabajar en EL PAÍS tras cursar el Máster de Periodismo del diario. En Madrid se ha ocupado principalmente de información política y, como corresponsal en la Región Andina, se ha centrado en el posconflicto colombiano y en la crisis venezolana. Actualmente trabaja en la redacción de Ciudad de México

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS