Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ÁNGEL PÉREZ | Portavoz de IU en el Ayuntamiento de Madrid

“Garzón quería dos cabezas de Madrid como trofeo sobre su chimenea”

Considera al candidato de su partido a La Moncloa un "caballo de Troya" de Podemos

Sobre Podemos afirma: "Tiene el voto en las redes, nosotros no, y no queremos tenerlo"

Ángel Pérez consulta ayer unos documentos en su despacho del Ayuntamiento de Madrid durante la entrevista. Ampliar foto
Ángel Pérez consulta ayer unos documentos en su despacho del Ayuntamiento de Madrid durante la entrevista.

Los portavoces de Izquierda Unida en el Ayuntamiento de la capital, Ángel Pérez, y en la Asamblea Regional, Gregorio Gordo, denunciaron ayer que su expulsión de la formación, decidida el pasado viernes por la presidencia federal, es ilegal (porque sólo IU-Madrid, con entidad jurídica propia, puede echarles) e ilegítima (porque no tuvieron, según dicen, responsabilidad política en el escándalo de las tarjetas opacas de Caja Madrid, el motivo estimado para su castigo). Según recalcaron ayer en una rueda de prensa conjunta, se trata de “una operación premeditada” para desmontar IU en Madrid, de la que responsabilizaron a Alberto Garzón, candidato de IU a La Moncloa.

Pérez, entrevistado después por EL PAÍS, atribuyó su expulsión a que “Madrid es un obstáculo para disolver IU”. “En Madrid hay una forma de entender la política que no casa con la que tienen los compañeros que entienden que IU debe disolverse en Podemos. Yo soy una referencia política que tiene una cierta capacidad de representación de IU-Madrid. Y hacían falta dos cabezas en Madrid”, añadió.

Pérez envió un mensaje a la presidencia federal: “Que me expliquen por qué seis meses antes de las elecciones montan este pollo. Lo que Garzón hace ayuda a Podemos”.

Pregunta. La presidencia federal le expulsa por su responsabilidad política en las tarjetas opacas de Caja Madrid. ¿Usted sabía de su existencia?

Respuesta. No tenía ni idea, ni estaba en ningún sitio donde pudiera saberlo. Dejé de ser coordinador de IU en 2000, y en la asamblea de Caja Madrid estuve hasta 2003. Entré en el Congreso de los Diputados en 2004, y soy portavoz en el Ayuntamiento de Madrid desde 2007. Todo esto es rocambolesco. El pasado mes de noviembre se pide la dimisión de los cinco coordinadores en Madrid desde 2003, que es el periodo que investiga el juez, y cuando se dan cuenta de que yo no entro en ese periodo dan marcha atrás y dicen que cinco no, que siete, para pillarme.

P. Usted fue coordinador de IU en Madrid de 1993 a 2000. Varios exconsejeros de Caja Madrid han coincidido en que el uso presuntamente irregular de las tarjetas comenzó e incluso fue instigado por Blesa al llegar a la presidencia, en 1996. ¿Usted no sabía nada de estas tarjetas?

R. No. 

P. Usted eligió a José Antonio Moral Santín para que fuera consejero y, desde 1996, vicepresidente de Caja Madrid, en representación de Izquierda Unida.

R. La primera que lo eligió fue Susana López, antes de que yo llegara. Y después de mí lo reeligió Miguel Reneses, y Fausto Fernández, y Fernando Marín, y luego una ejecutiva en la que estaba Gregorio Gordo pero también Tania Sánchez... A ver, hay una institución financiera que está en Madrid y que, por el hecho de estar en Madrid, tiene relaciones con las instituciones porque les da crédito, tiene una obra social que colabora con ellas... En función de esa colaboración, las instituciones pueden estar representadas en la entidad. Entonces a ti te dicen: deme cuatro nombres para que estén representados en Caja Madrid. Y a partir de ahí no tienes ningún mecanismo de control del consejo de Bankia y de las decisiones de Bankia, que entre otras cosas toman los ejecutivos y no los representantes de las instituciones. Si, al final de todo, el problema es que pasó una cosa en Caja Madrid y yo vivía en Madrid, pues entonces sí, pero también José María Aznar, Felipe González, Mariano Rajoy, Julio Anguita...

P. ¿Los partidos políticos no tuvieron responsabilidad en esa cosa que pasó en Bankia?

R. La responsabilidad judicial la tienen que decidir los jueces. Y la responsabilidad política se establece cuando hay una relación jerárquica o funcional con alguien que mete la pata o la mano. Quiero saber qué responsabilidad jerárquica o funcional tuve yo...

P. Sumando los gastos de los cuatro consejeros propuestos por IU, el montante total asciende a 890.000 euros. ¿Usted nunca supo de la existencia de esas tarjetas, nadie se lo comentó en IU?

R. No, qué conocimiento podía tener, qué mecanismo tengo yo para conocer algo que desconocen los órganos de control de Caja Madrid y que se supone que no conocía nadie, según dice ahora todo el mundo. ¿Por qué tengo que conocer yo que existían?

P. Usted atribuye a Alberto Garzón su expulsión de IU. ¿Qué ganaría Garzón con echarles?

R. En noviembre anunció en la presidencia federal que él quería cabezas clavadas en las picas de la plaza de Sol. Le hacen falta encima de su chimenea dos trofeos de caza. Él entiende que ejemplifica el final de toda una etapa política en Madrid en donde tiene que venir lo nuevo, que es Podemos. Llego yo, el nuevo amo, y empieza una nueva etapa. IU-Madrid estorba. Pues encima de la chimenea, por el momento, que deje la guitarra y las sevillanas.

P. ¿Cuando llama a Garzón “caballo de Troya” de Podemos quiere decir que intenta destruir IU?

R. Hay dos tipos de dirigentes federales: los que se están equivocando porque creían que hacían lo que debían, y los que no se equivocan. Yo estoy frente a los segundos, que montan esto para ayudar a un proyecto en el que creen partiendo de que IU ya no vale.

P. Usted logró 163.706 votos en 2011. En las elecciones europeas de 2014, IU sumó 119.271 votos. ¿Qué camino debe seguir IU para sobrevivir a Podemos?

R. Fue el mejor resultado en unas europeas, pero la dirección federal se acomplejó y salió a competir con el peronismo ibérico. Compiten con Podemos para ver quién es más de Podemos. Pero Podemos es tan adversario como el PSOE, PP o UPyD. No nos parecemos. IU es una fuerza política transformadora de la izquierda y Podemos es un proyecto radical que nace como consecuencia de la crisis. Nosotros proponemos un programa desde la realidad social, y Podemos lo plantea desde los deseos de la gente.

P. ¿Por qué es mejor una coalición que una lista común?

R. No tengo ninguna enfermedad contra Podemos, pero no pueden obligarme a ser lo que no soy. En Podemos no me quieren y yo no quiero ir. Los proyectos no son sumables. Una coalición no se hace sumando proyectos, sino programas. Lo que ellos quieren hacer es unas elecciones primarias en las que vote todo el mundo. Pero todo el mundo sabe que una lista abierta en esas condiciones es una lista cerrada. Ganarían los candidatos que dijeran ellos, y se borraría todo vestigio de IU, porque ellos son los que tienen el voto en las redes y nosotros no. Y no queremos tenerlo. Nosotros cuando elegimos a un diputado queremos tener la posibilidad de que responda ante un órgano. Si lo eliges por 100.000 votos en las redes, ese diputado luego no rinde cuentas ante nadie. Lo que quieren es borrar a IU de las listas, y a continuación de los recursos electorales, y a continuación de la mediación política. Es lógico que Podemos elija a sus dirigentes en la puerta del Sol levantando las manos, pero nosotros no somos así, somos un partido con estructura, raíces e historia.