_
_
_
_

Bedia (CC OO): “Nos animaron a que gastáramos más con la tarjeta”

Los exconsejeros de Caja Madrid se contradicen ante el juez Andreu sobre la naturaleza del gasto con las tarjetas opacas

Una veintena de preferentistas esperan la llegada de los primeros imputados
Una veintena de preferentistas esperan la llegada de los primeros imputadosS. Barrenechea (EFE)

Los consejeros de Caja Madrid han seguido estrategias distintas, e incluso contradictorias, en su defensa. Mientras que para José Antonio Moral Santín, ex vicepresidente de la entidad por Izquierda Unida, el dinero de las tarjetas era un paquete retributivo exento de tributación, para el resto eran gastos de representación por su condición de consejeros. No obstante, solo cuatro de los 10 imputados que han declarado este lunes justificaron a ojos del fiscal los gastos derivados de sus actividades en el cargo.

Pedro Bedia: El exconsejero de Comisiones Obreras ha declarado ante el juez de la Audiencia que en alguna ocasión, le llamaron de Caja Madrid “para exhortarme a que gastara todo el dinero asignado”. Según sus declaraciones, siempre fue el secretario del consejo, Enrique de la Torre, el que entregaba y controlaba el gasto de las tarjetas. Gastó 78.200 euros.

Más información
Consejeros de Caja Madrid achacan a Blesa el uso personal de las tarjetas
Imputación general por las tarjetas fantasma de Caja Madrid
El Supremo ve delito en usar la visa de empresa para gastos particulares
La cúpula de Caja Madrid cobró con Blesa 15 millones más de lo debido
En qué se gastaron los 15 millones de euros

José Antonio Moral Santín (IU): Ha sido el único consejero al que ha interrogado el juez, además del fiscal. Ha llegado el primero y ha estado más de hora y media declarando. Su defensa se ha basado en sostener que los 456.600 euros gastados (la mayoría en metálico) eran parte de su retribución, es decir, de libre disposición. No obstante, explicó que la mayor parte del dinero lo destinó a gastos relacionados con su cargo, como el mantenimiento y reparación del automóvil y actos de representación por su condición de vicepresidente y miembro de la comisión ejecutiva.

Sin embargo, tanto el fiscal como el juez han incidido en que no podían ser simultáneamente gastos de representación y retribución personal. Moral Santín no ha sabido explicar por qué se daba esta circunstancia, como tampoco ha podido comentar por qué si era similar a un sueldo no lo gastaba completamente. Tampoco parece haber convencido al fiscal de la necesidad de extraer en metálico el dinero. Ha admitido que en dos ocasiones superó el límite establecido.

Moral Santín ha asegurado que la tarjeta se la entregó el secretario del Consejo en época del anterior presidente Jaime Terceiro. Según él formaba parte de un "paquete retributivo", junto con las dietas, el seguro de salud y una línea de crédito especial para consejeros.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Otro elemento que no ha sabido explicar Moral Santín ha sido por qué realizaba las extracciones del cajero primero de 300 en 300 euros, luego de 500 en 500, y finalmente de 600 en 600. Tampoco ha aclarado si sabía si otros consejeros sacaban cantidades tan elevadas de los cajeros en metálico.

Juan José Azcona (CC OO): No le han pedido fianza por los 99.300 euros gastados al entender que sus gastos se ajustan a la función social de consejero. Ha sido el único en declarar que para él no hubo cambio de uso de tarjeta: siempre fue para gastos de representación y debían usar el dinero con moderación, como le comentó Ángel Montero, antiguo secretario del consejo en la época del expresidente Jaime Terceiro. Cuando llegó Miguel Blesa, Azcona dijo que siguió utilizando el dinero con fines propios de su cargo.

Rodolfo Benito (CC OO): Ni el fiscal ni el FROB han pedido fianza por los 146.600 euros gastados. Ha afirmado que la tarjeta era para cubrir gastos de representación, como trajes, libros, viajes y obsequios que hacían en función de su cargo.

José María Arteta (PSOE): Gastó 139.000 euros. Admitió que siguió gastando de la tarjeta tres meses después de dejar el consejo “porque era un uso y costumbre en Caja Madrid”. Este consejero ha rechazado parte de los cargos que, según Bankia, figuran en su tarjeta.

Ramón Espinar (PSOE): Utilizó la tarjeta para gastos por 178.400 euros. Afirmó que se la entregaron en 1995 para gastos de representación, es decir, viajes, hoteles, libros y restaurantes relacionados con su actividad. Ha admitido que con Blesa se ampliaron a gastos personales y que no se hacía la retención fiscal correspondiente porque se encargaba de ello Caja Madrid. Espinar no ha reconocido parte de los gastos que le imputa Bankia a su tarjeta.

Gerardo Díaz Ferrán (CEOE): El ex jefe de la patronal española cargó 94.000 euros. Acudió a la Audiencia desde la prisión madrileña de Soto del Real. Se acogió a su derecho a no declarar.

Gonzalo Martín Pascual (UGT): Cargó a la tarjeta 129.700 euros, que ha justificado ante el juez como gastos propios de su cargo de consejero. El fiscal no ha pedido que se le imponga una fianza de responsabilidad civil.

Guillermo Marcos (Unipyme): Gastó 133.600 euros, que ha justificado como gastos de representación, por lo que el fiscal, de momento, no ha pedido para él fianza civil.

Ignacio de Navasqués (Confederación de Cuadros): Cargó a la tarjeta 195.000 euros y el fiscal reclama para él una fianza por este importe.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_