Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La petrolera escocesa Cairn Energy cierra sus oficinas en España

El Gobierno debe resolver en breve si autoriza su proyecto en el golfo de Valencia

Un informe de Medio Ambiente ha desaconsejado estos sondeos sísmicos

Cartel contra las prospecciones en la lonja del puerto de Castellón.
Cartel contra las prospecciones en la lonja del puerto de Castellón.

La petrolera escocesa Cairn Energy ha cerrado su sucursal en España, ubicada hasta hace unas semanas en la sexta planta del 42 del Paseo de la Castellana de Madrid. "Se han ido y no han dicho nada. Tenemos aquí su correo y no sabemos qué hacer", explicaban esta mañana en la portería de este céntrico y moderno edificio. El 31 de diciembre la matriz cerró la oficina madrileña y, según fuentes de la empresa, aún no se ha decidido qué ocurrirá con los cinco trabajadores con los que contaba en España.

Cairn posee desde enero de 2011 cinco permisos de exploración de hidrocarburos en la zona del golfo de Valencia. Los tramitó a través de una filial, denominada Capricorn Spain Limited Sucursal en España. La oficina en Madrid se abrió hace cuatro años. Fuentes de la compañía han asegurado que la clausura de la sucursal se debe a motivos de "reorganización". "El trabajo técnico se hará ahora desde Edimburgo", han añadido.

La multinacional lleva desde 2012 tramitando los permisos ante el Gobierno para poder acometer una campaña sísmica en el golfo de Valencia. No se trata en este caso de un pozo exploratorio, sino de emplear sondas acústicas para realizar una especie de ecografía del fondo marino para tratar de descubrir si hay estructuras geológicas susceptibles de albergar gas o petróleo.

La previsiones iniciales de la compañía implicaban haber arrancado ya su campaña. Pero el Ministerio de Medio Ambiente aún no ha publicado la evaluación de impacto de este proyecto. Se espera que lo haga en breve. Un informe reciente de la Dirección General de Sostenibilidad de la Costa y del Mar, dependiente del Ministerio de Medio Ambiente, concluía que "la potencial afección negativa sobre la fauna marina presente en el área de actuación es de una magnitud suficiente como para desaconsejar que se desarrolle el proyecto".

El proyecto en el Mediterráneo, al contrario que en el caso de los sondeos de Repsol en Canarias, no contaba con el apoyo cerrado del PP. Los Gobiernos autónomos de Valencia y Baleares, en manos de los populares, se han mostrado públicamente en contra de las prospecciones. Esteban González Pons, eurodiputado del PP, ha mostrado su esperanza de que el informe de la Dirección General de Sostenibilidad de la Costa conduzca "definitivamente a una declaración de impacto ambiental negativa".

El hasta ahora representante de la sucursal de Cairn Energy en España, Antonio Jerónimo Martín, también abandonó la sociedad el 31 de diciembre. Tampoco es ya, según la empresa, presidente de la Asociación Española de Compañías de Investigación, Exploración y Producción de Hidrocarburos (Aciep), aunque en la web sigue figurando así. En esta asociación están integradas la mayoría de las empresas con intereses en la exploración y producción de hidrocarburos dentro de España.

Más información