Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muere el etarra Bolinaga

Josu Uribetxebarria Bolinaga estaba condenado por el secuestro de Ortega Lara

Su puesta en libertad condicional por el cáncer que padecía causó un gran escándalo

El etarra Josu Uribetxeberria Bolinaga ha muerto esta noche en su casa de Mondragón (Guipuzkoa), según han confirmado fuentes de la familia. Bolinaga, condenado a casi dos siglos de cárcel por el asesinato de tres guardias civiles y por el secuestro del exfuncionario de prisiones José Antonio Ortega Lara, obtuvo la libertad condicional el 30 de agosto de 2012 porque padecía un cáncer generalizado, terminal y en situación irreversible, según los informes forenses. El terrorista había ingresado en prisión en julio de 1997, tras la liberación del funcionario, que padeció en condiciones infrahumanas el rapto más largo de la historia de ETA 532 días. La liberación de Bolinaga causó un enorme escándalo entre las asociaciones de víctimas de ETA.

En el día de la muerte de Bolinaga, el director General de la Policía, Ignacio Cosidó, ha confesado tener en su mente al exfuncionario de prisiones. Cosidó, que ha presidido en Palencia el acto de entrega de la Cruz al Mérito Policial con Distintivo Blanco de la Policía Nacional de dos policías, se ha acordado del burgalés y no de su captor. "Estuve en el zulo en el que estuvo encerrado más de 500 días Ortega Lara", ha contado antes de decir que este secuestro fue una de las muestras "más vivas de la crueldad del terrorismo" y que no hubo que lamentar "una desgracia mayor gracias al heroísmo de Ortega".

La excarcelación de Bolinaga fue polémica y el caso sufrió varios vaivenes. En abril de 2014 la libertad condicional fue suspendida por el juez José Luis Castro. Esta misma semana, la fiscalía pidió 29 años de cárcel para él por el asesinato a tiros del cabo de la Guardia Civil Antonio Ramos, el 8 de junio de 1986 en la localidad guipuzcoana de Arrasate.

El pasado miércoles, el ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz, recordó que hay cuatro decisiones judiciales en favor de la libertad condicional de Bolinaga. En una entrevista en RNE, el ministro ya dejó ver lo avanzado de la enfermedad que sufría el etarra.

El terrorista, nacido en 1955, cumplía la máxima pena, después de haber sido condenado a 178 años de prisión por matar a los tres guardias civiles y a 32, por el secuestro del funcionario de prisiones. En junio de 2005, el preso es operado de un tumor cancerígeno en un riñón. Trece meses más tarde se le detectó otro tumor, con derivaciones metastásicas en el cerebro.

El 17 de agosto de 2012, Instituciones Penitenciarias le concede el tercer grado, decisión adoptada después de que la Junta de Tratamiento de la cárcel de Zaballa (Álava) informara favorablemente sobre la procedencia de clasificarle de ese modo. Este fue el paso previo a la obtención de la libertad condicional que logró trece días después y pese a que un primer informe de la Audiencia Nacional concluyera que la vida de Bolinaga no corría peligro inminente y que el cáncer que padecía podía tratarse en prisión. Tras ello el Ministerio del Interior pidió un nuevo informe médico para actualizar el estado de salud del etarra y el Hospital Donostia mantuvo el diagnóstico original que motivó la libertad condicional.

La puesta en libertad fue considerada una traición del Gobierno del PP a las víctimas del terrorismo. De hecho, una de las diez razones de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) para justificar su protesta del próximo día 24 es Bolinaga.

Hoy mismo se lee en la web de la AVT: "Pese a que el Partido Popular se comprometió en su programa electoral (página 185) a asegurar el derecho de las víctimas a la dignidad, a la memoria, y a la reparación a través de la justicia, en estos 3 años el Gobierno de Mariano Rajoy ha sido responsable de una serie de decisiones flagrantemente contrarias a estas promesas. El ejemplo más escandaloso es el del etarra Bolinaga, supuestamente enfermo terminal y al que el Gobierno del Partido Popular puso en libertad concediéndole el tercer grado so pretexto de que una decisión contraria sería prevaricar. Hoy, casi 900 días después se pasea impunemente por las calles de su pueblo".

Más información