Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juez archiva la causa del humorista Facu Díaz por humillar a las víctimas

El cómico de La Tuerka ha declarado ante el juez imputado por enaltecimiento tras una denuncia de Dignidad y Justicia

El humorista Facu Díaz, a su llegada a la Audiencia.
El humorista Facu Díaz, a su llegada a la Audiencia. EFE

El juez de la Audiencia Nacional Javier Gómez Bermúdez ha tardado apenas dos horas en archivar la denuncia de la asociación de víctimas del terrorismo Dignidad y Justicia contra Facu Díaz, humorista del programa La Tuerka News, por el vídeo paródico en el que comparaba al PP con ETA. En su intervención, Díaz aparecía encapuchado en una sede simulada del PP y pedía el acercamiento de los militantes del partido encarcelados por corrupción a cárceles de Andorra, entre otros chistes.

Tras ver el vídeo, emitido el 29 de junio pasado, el juez Bermúdez concluye que "con independencia de que guste o no, éste no desacredita, menosprecia o humilla a las víctimas del terrorismo". Pese a ello, el juez comprende que "para todas o algunas de dichas victimas (...) la utilización del terrorismo para hacer una sátira o un espacio de humor puede ser subjetivamente ofensivo, dado el dolor que han padecido y padecen como consecuencia de esta actividad criminal". 

Facu Díaz, director del programa de televisión La Tuerka, ha declarado este jueves en la Audiencia Nacional como imputado por un presunto delito de enaltecimiento del terrorismo por realizar un vídeo de humor en el que un supuesto dirigente del Partido Popular (PP) anunciaba el cese de la "actividad armada y la entrega de las armas", al modo de los comunicados de la banda terrorista ETA.

El humorista, a preguntas del juez Javier Gómez Bermúdez, ha manifestado que “en ningún momento tuvo intención de humillar a las víctimas”, sino que se trataba de un scketch durante la semana de la operación Púnica y que tenía como única intención “denunciar la corrupción en el PP”.

El magistrado, tras ver el vídeo, considera corroborada esta afirmación de Díaz, aunque no entra a valorar el "buen o mal gusto de la escenografía usada" o sobre "el uso de algo tan terrible como el terrorismo para hacer un espacio de humor". Y prosigue: "Lo cierto es que objetivamente el scketch no integra el tipo objetivo y subjetivo" del artículo 578 del Código Penal (sobre humillación a las víctimas). Por ello, el magistrado acuerda el sobreseimiento definitivo de la causa.

A la salida de la Audiencia Nacional, Díaz ha mantenido una breve conversación con Daniel Portero, el presidente de Dignidad y Justicia, asociación de víctimas que le denunció. Portero se ha disculpado ante el humorista por la presentación de la denuncia, y le ha explicado delante de los periodistas congregados que lo único que se denunciaba era la parte del gag en la que el humorista se refería, sin nombrarlos, al trasvase de políticos del PP a fuerzas como UPyD y Vox. Entre estos políticos que cambiaron de formación figuran víctimas de ETA como Maite Pagazaurtundua o el funcionario de prisiones José Antonio Ortega Lara.

Portero ha asegurado que la denuncia "no tiene intencionalidad política" y se interpuso por el honor de las víctimas. El presidente de Dignidad y Justicia ha dicho que no ve delito en comparar al PP con la banda terrorista, algo que solo considera “de mal gusto”, pero sí ve humillación a las víctimas en el hecho de recordar, como hizo Díaz de forma genérica en su scketch, “el pasado” de quienes se cambiaron de partido. En su conversación, Facu Díaz ha transmitido a Portero su solidaridad con las víctimas del terrorismo y le ha reprochado que se haya “equivocado” al poner la denuncia.

En el vídeo, un supuesto dirigente del PP utilizaba la escenografía habitual de ETA en la lectura de sus comunicados para anunciar, encapuchado y junto a una fotogragía del exsecretario general madrileño, Francisco Granados, "el cese de su actividad armada y la entrega de las armas".

Díaz también anunciaba que varios miembros del PP "se integrarán en Vox y UPyD" y pedía que "no se les señale y recuerde su pasado". Dignidad y Justicia ve en esta referencia una alusión al exfuncionario de Prisiones José Antonio Ortega Lara, secuestrado por ETA y actualmente integrado en Vox, y a Maite Pagazaurtundua, hermana de un asesinado por la banda que milita en UPyD.

En el vídeo el supuesto dirigente popular también indicaba que la formación iba a diversificar su actividad y extenderla a "la trata de blanca, el tráfico de armas y otras oportunidades para los entrepeneurs'", al tiempo que reclamaba "el acercamiento de sus presos a Andorra o a algún sitio donde se coma bien y la entrega inmediata de las cuentas suizas dentro de un proceso verificado por un comité independiente, que podría ser la dirección de Telemadrid".

A cambio, reclamaba la puesta en libertad del "ideólogo" Luis Bárcenas y anunciaba la reconversión de la sede del PP en la calle Génova en "una clínica abortista para mujeres de derechas que deseen toda la discreción del mundo".

A juicio de Dignidad y Justicia, en el vídeo se hace referencia a otros partidos políticos democráticos en cuyas filas hay familiares y víctimas de la organización terrorista ETA, a los que se equipara con Batasuna o EH Bildu, formaciones políticas "integradas por sujetos condenados por su pertenencia o colaboración" con la banda armada.

Más información