Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La paternidad del SMS del 13-M de 2004 no está lejos de Podemos

Iglesias no fue clave ese día, pero sí cinco de los fundadores de su partido

Pablo Iglesias sorprendió a muchos esta semana al recuperar una historia aparentemente olvidada: la convocatoria, a través de un SMS, de la manifestación en la sede del PP en la jornada de reflexión del 13 de marzo de 2004, algo inédito en la democracia española. Iglesias ha asegurado que la protesta —dos días después de los atentados del 11-M que costaron la vida a 192 personas y causaron más de 1.500 heridos— germinó “en su facultad” y ha ofrecido algunos detalles. El líder de Podemos estuvo en esa protesta pero no tuvo gran protagonismo en su gestación. Sin embargo, sí es cierto que gente muy cercana a él, del entorno de la Facultad de Ciencias Políticas de la Universidad Complutense, y entre ellos cinco fundadores de Podemos, estuvieron en el grupo inicial de convocatoria que empezó a reenviar el SMS del “¡Pásalo!” que rápidamente se convirtió en viral.

La persona que envió el primer mensaje, y que prefiere mantener el anonimato al ser contactado por EL PAÍS, es prácticamente el único de este grupo que no es profesor de Políticas, aunque sí estudió allí y mantiene su núcleo de amigos de la facultad.

No es de la generación de Iglesias, que entonces tenía 25 años. Tiene casi 15 años más, ahora 49. Es un activista que nunca ha militado en ningún partido aunque en 2004, como el propio Iglesias u otros fundadores de Podemos como Juan Carlos Monedero, estaba en el entorno de Izquierda Unida. El PP siempre acusó al PSOE de estar detrás de esta manifestación, pero ninguno de los que iniciaron la cadena estaba cerca de ese partido. Más de 10 años después, el redactor de ese primer mensaje ha revisado los 17 primeros números a los que lo mandó, muchos de ellos en el entorno de Políticas, y ha descubierto que cinco de ellos están en el Consejo de Ciudadano de Podemos.

No debería sorprender, puesto que Podemos ha nacido de personas con mucho recorrido político: el propio Iglesias estuvo en las Juventudes Comunistas y después en grupos muy activos como Arde Madrid y Monedero llegó a ser el principal asesor de la campaña de Gaspar Llamazares como líder de IU precisamente en 2004. Son activistas veteranos, que estuvieron en todas las manifestaciones del No a la Guerra y que en 1994 llegaron a intentar con un globo aerostático que en la Puerta del Sol en fin de año, en vez del reloj, se viera un mensaje que decía: “Feliz 1994 pero con derechos sociales”. El globo se pinchó y fracasaron, pero son habituales de todas las movilizaciones, como lo ha sido Iglesias.

Monedero ya asumió indirectamente una cierta responsabilidad en la gestación de esa manifestación del 13-M con una entrevista en Interviú en 2004 en la que hablaba de ese primer mensaje. Aunque no fue él quien lo envió.

El autor del primer mensaje lo había escrito a las cuatro de la mañana, indignado ante la cobertura de TVE y Telemadrid, que insistían en la autoría de ETA. Lo guardó y esperó al 13-M. Ese día Mariano Rajoy pedía en El Mundo, en jornada de reflexión, “un Gobierno con mayoría absoluta”, un teletipo de Efe firmado por su director insistía en la autoría de ETA y Eduardo Zaplana, portavoz del Gobierno, mantenía que todo apuntaba a esta banda.

Este hombre consultó con dos amigos, hoy en Podemos, que redujeron el texto —algunos móviles cortaban en dos los SMS superiores a 160 caracteres— y le convencieron para retrasar la hora de la manifestación: de las 17:00 a las 18:00, por ser sábado. Lo envió a 17 personas, y la mayoría de ellas se vieron en el tanatorio sur, ya que había fallecido la mujer de un profesor de Políticas. Luego se fueron a comer a Casa Mingo y al final acudieron a la manifestación, donde comprobaron con enorme sorpresa su éxito de convocatoria. Iglesias se les unió allí, no había estado ni en el tanatorio ni en Casa Mingo. Nadie puede saber qué influencia tuvo esa manifestación en la derrota electoral del PP, pero ni este partido ni Rajoy, su candidato, ha olvidado esa tarde del 13 de marzo de 2004.

Más información