Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Parlamento navarro rechaza la condecoración a dos franquistas

Los grupos de oponen a la decisión de Barcina y piden reconocer a las víctimas del régimen

Yolanda Barcina, presidenta de Navarra. Ampliar foto
Yolanda Barcina, presidenta de Navarra.

La entrega de la Medalla de Oro de Navarra es, tradicionalmente, el acto central del Día de la Comunidad, el 3 de diciembre. Concita anualmente a todos los grupos del fragmentado arco político para reconocer a una persona o una institución. Sin embargo, este año, salvo que el gobierno de Yolanda Barcina (UPN) dé marcha atrás, sólo estarán representados regionalistas y PP, quedando fuera el resto, que suma mayoría. El motivo está en la decisión de Barcina de entregar el galardón a Félix Huarte y Miguel Javier Urmeneta, vicepresidente de la Diputación y alcalde de Pamplona respectivamente, durante el franquismo. La junta de portavoces del Parlamento ha aprobado una declaración que pide la revocación de esta decisión y que el galardón vaya a parar a los familiares de los 3.400 asesinados en la comunidad durante el franquismo.

El ejecutivo navarro comunicó el pasado 12 de noviembre su propuesta de entregar la medalla a título póstumo a Huarte y Urmeneta en el 50 aniversario de la puesta en marcha del plan de promoción industrial que ambos desarrollaron y que supuso “la base esencial para el desarrollo actual de Navarra”. El gobierno de Barcina argumenta que se quiere reconocer “a todos los que propiciaron ese despegue” y añade que lo personaliza “de manera simbólica” en Huarte y Urmeneta.

Símbolo que la mayoría del arco político navarro considera “un grave agravio a las víctimas de la dictadura”, teniendo en cuenta que ambos formaban parte de la administración durante el franquismo. En Navarra, donde el golpe del general Franco triunfó el mismo 18 de julio de 1936, gran parte de los desaparecidos durante aquellos años aún no han sido encontrados y el hecho de que el último 3 de diciembre de la legislatura sea dedicado a dos dirigentes de aquella época ha reabierto heridas.

Félix Huarte Goñi ocupó la vicepresidencia de la Diputación Foral de Navarra entre 1964 y 1971. La dictadura franquista respetó la autonomía económica navarra debido a la adhesión de este territorio a su golpe militar. Huarte hizo fortuna como industrial y constructor. Entre las obras realizadas por su empresa está el Valle de los Caídos, en Somosierra. En la construcción del monumento, que alberga hoy las tumbas de Franco y del fundador de Falange José Antonio Primo de Rivera, fueron utilizados presos republicanos que trabajaban en condiciones de esclavitud. Durante la década de 1950, mientras se terminaba el Valle, la constructora de Huarte facturaba más de 7.000 millones de pesetas, unos 42 millones de euros. La de Huarte es considerada como una de las mayores fortunas de la historia de Navarra.

Por su parte, a Urmeneta se le considera el artífice, como alcalde, de la ampliación de Pamplona entre 1958 y 1964. Participó en el plan industrial y en la puesta en marcha de la actual planta de Volkswagen Navarra, entonces Authi. Precisamente esa gestión se produjo por la coincidencia de Urmeneta con uno de los propulsores de esa empresa automovilística en la División Azul, la unidad de voluntarios españoles integrada en el ejército nazi que combatió contra la Unión Soviética entre 1941 y 1943. Antes de alistarse en esta división, Urmeneta ya había participado en la Guerra Civil como voluntario requeté.

Pese a la oposición de la mayoría del parlamento, la presidenta Barcina se mantiene en su decisión y ha pedido a los grupos de la oposición (PSN, EH Bildu, Geroa Bai e Izquierda-Ezkerra) que reflexionen sobre "la época y el tiempo de todos", ya que es "injusto evaluar a unas personas en función de su tiempo". Recalca Barcina que Navarra es la comunidad “más industrializada de España gracias a la semilla” de Huarte y Urmeneta. Por su parte, el portavoz de IE, José Miguel Nuin, uno de los promotores del rechazo parlamentario a la decisión del ejecutivo de UPN respondía que la diferencia está entre “quienes vivieron esa época en consejos de administración y los despachos oficiales y los que la vivieron en las cunetas, el exilio o la resistencia”.