Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juez Ruz logra respaldo para investigar las torturas de Guantánamo

La Audiencia Nacional permite al magistrado continuar con el proceso

El caso se había frenado por los cambios en la ley de justicia universal

El juez Pablo Ruz en la Audiencia Nacional, este miércoles. Ampliar foto
El juez Pablo Ruz en la Audiencia Nacional, este miércoles. EFE

La Audiencia Nacional ha avalado la decisión del juez Pablo Ruz de seguir investigando las supuestas torturas en la prisión de Guantánamo (Cuba) a cuatro expresos, dos de ellos españoles (Hamed Abderraman, conocido como el "talibán español", y Lahcen Ikassrien), pese a la reforma de la justicia universal.

Los 20 magistrados que componen el pleno de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional han dado este respaldo, por unanimidad, a la decisión de Ruz en un auto en el que rechazan el recurso de queja de la Fiscalía, al que ha tenido acceso Efe.

Al igual que en los otros casos que se han revisado tras la reforma, que entró en vigor en marzo, la Fiscalía entendía que Ruz debía dictar la conclusión de sumario y que era de aplicación por parte de la Sala, y no por el juez de instrucción, la disposición transitoria de esa nueva ley.

Ruz acordó el pasado 15 de abril seguir instruyendo este asunto al observar que si decretaba el archivo se crearía "una evidente colisión" entre la reforma "y las obligaciones contraídas por España en virtud de los tratados internacionales".

Por ello, optó por reiterar la comisión rogatoria que libró en enero a Estados Unidos para conocer si allí se están investigando las supuestas torturas al español Hamed Abderrahman, Hmido, y al marroquí residente en España Lahcen Ikassrien, relatadas en la querella interpuesta contra el expresidente de Estados Unidos George W. Bush y otros cargos norteamericanos, como el exvicepresidente Richard Cheney y el ex secretario de Estado de Defensa Donald Rumsfeld.

Hmido, representado por el abogado Marcos García Montes, fue entregado a España tras permanecer recluido en Guantánamo y en 2006 el Tribunal Supremo le absolvió del delito de pertenencia a Al Qaeda por el que la Audiencia Nacional le había condenado a seis años de cárcel.

Más información