Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Caixa dice que la consulta no le ha supuesto consecuencias

Freixenet cree que habrá diálogo y descarta que llegue la independencia en Cataluña

CaixaBank, el banco propiedad de la Fundación Bancaria La Caixa, “no está viendo con preocupación ni como una situación especial” el momento político que se vive por la consulta soberanista. Preguntado por si ha habido fugas de clientes fuera o dentro de Cataluña, Juan Antonio Alcaraz, director general de CaixaBank, afirmó este jueves, en un encuentro con varios medios de comunicación: “Hasta ahora no hemos notado efectos en la red de oficinas. Ahora bien, a partir del 10 de noviembre, veremos”.

Alcaraz reconoció que el debate político del soberanismo “es un tema que preocupa en la sociedad” y sus clientes “son parte de esa sociedad”. “Hablamos con ellos de estos temas, pero con normalidad absoluta”, explicó este ejecutivo.

Esta situación política afecta a CaixaBank porque es la entidad con más presencia comercial en España, por encima de los dos grandes bancos, el Santander y el BBVA. La entidad presidida por Isidro Fainé tiene 5.500 oficinas y 14 millones de clientes. Además, ha comprado Barclays España, que fusionará con su red a principios de 2015.

El director general de CaixaBank reconoció que el debate "es un tema que preocupa en la sociedad" y sus clientes "son parte de esa sociedad"

Por otro lado, el presidente de Freixenet, José Luis Bonet, se mostró este jueves convencido de que tras el 9 de noviembre se abrirá un proceso de diálogo entre la Generalitat y el Gobierno central. “Para mí, lo importante es lo que dijo Artur Mas, que el día 10 está dispuesto a hablar, y he oído al presidente del Gobierno decir que también va a hablar. He entendido un acercamiento al diálogo y el camino es hablar, y a partir de ahí consensuar dentro de los marcos institucionales y legales del país. Por tanto, esto se arreglará”, recalcó.

Según Europa Press, descartó la posibilidad de que Cataluña acabe independizándose de España. “No lo contemplo porque creo que no va a ser y las multinacionales también lo piensan, porque no he apreciado ningún movimiento. La idea es que no habrá esa secesión y se arreglará con prudencia, palabra y pacto”, indicó.

En un desayuno-coloquio, organizado por Nueva Economía Fórum, Bonet fue preguntado si los empresarios podrían seguir trabajando en España si el partido Podemos ganara las elecciones. El presidente de Freixenet dijo que tampoco contempla esa posibilidad, si bien subrayó que “los empresarios siempre se adaptan. No comparto el ideario de Podemos y creo que al país no le conviene”, añadió.

Sobre una coalición de Gobierno PP-PSOE para enfrentarse con más fuerza al desafío soberanista, Bonet consideró que deben ir juntos porque tienen un interés común y “de una manera o de otra tienen que tener un cierto consenso”.

Bonet también se refirió a la corrupción y dijo que es “innegable” que se trata de “un mal asunto”, pero también aseguró que “no destruye nada de nada” la Marca España. “Los temas de corrupción son malos asuntos, pero no destruyen nada de nada. De todas formas, siempre hay que hacer autocrítica y los empresarios también”, indicó. Puntualizó que en España existen empresarios “que juegan a la corrupción, pero no son mayoría. No hay que generalizar”.

En el citado desayuno informativo, el presidente de Freixenet, que presentará el próximo 19 de noviembre su candidatura a presidir la Cámara de España, destacó que este órgano debe ser “un leal colaborador del Gobierno”. “La nueva Cámara asume las competencias de la anterior, pero será una institución novedosa, donde habrá una colaboración público-privada”, explicó Bonet. Este empresario ofrecerá una de las vicepresidencias a la presidenta del Santander, Ana Botín.

Más información