Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy sondea en busca de candidatos para las municipales y autonómicas

Algunos barones reclaman que se les designe cuanto antes. La fecha más probable es diciembre. Madrid, sin referentes claros, y Valencia son lugares emblemáticos

Rajoy, se dirige al ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, en presencia del presidente del PP de Murcia, Ramón Luís Valcarcel, y Carlos Floriano, en Murcia.
Rajoy, se dirige al ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, en presencia del presidente del PP de Murcia, Ramón Luís Valcarcel, y Carlos Floriano, en Murcia. EFE

Hace pocas semanas Mariano Rajoy preguntó a Carlos Floriano en qué fechas designó el PP a sus candidatos para las elecciones autonómicas y municipales de mayo de 2011. El responsable de Organización del PP consultó y respondió al presidente del Gobierno y del PP que la designación y anuncio de esos cabezas de lista empezó en diciembre de 2010 con los lugares donde no gobernaba el partido y concluyó en marzo cuando se anunció el resto.

Rajoy tomó nota y se supone que esta vez procederá de la misma forma. Sus exégetas dirán que sabe medir los tiempos como nadie y los barones y posibles candidatos en ayuntamientos y comunidades seguirán impacientes por el dedo premioso del líder del partido.

Rajoy ya ha mantenido reuniones para  sondearles y preparar ese calendario

Lo que sí ha empezado a hacer Rajoy es a mantener reuniones con dirigentes regionales y posibles candidatos para sondearles y preparar ese calendario.

Hace poco, Ignacio González, presidente de la Comunidad de Madrid, habló con Rajoy y con la número dos del PP, Dolores de Cospedal, y les trasladó que, en su opinión, coincidente con la de otros barones del partido, sería conveniente nombrar cuanto antes los candidatos. La tesis de estos dirigentes es que en algunos lugares como Madrid no hay un referente político claro. No tuvo respuesta inmediata. También mantuvo reuniones similares con Esperanza Aguirre, Alberto Fabra y Rita Barberá, entre otros.

Las apuestas apuntan a diciembre, como en 2010, aunque las circunstancias no son las mismas. Entonces el PP estaba en la oposición, sus perspectivas no eran malas y, finalmente, el resultado fue el mejor que tuvo nunca este partido en unos comicios locales. Tan buenos como que ahora es seguro que pase lo que pase no podrá volver a repetirlos con toda seguridad.

A esa diferencia de contextos se une el hecho de que la crisis política, económica e institucional hunde a los partidos tradicionales y la desafección provoca una incertidumbre de fin de ciclo que agita los cimientos del PP. Y en esas circunstancias llegan los populares con la duda que provoca no tener candidatos designados para esos comicios y, sobre todo, no tienen perspectiva de que puedan ser designados en breve.

Los partidarios de adelantar la designación creen que es el momento clave para movilizar a su electorado, molesto y desafecto 

Los partidarios de adelantar la designación sostienen que en este momento es clave la movilización de su electorado, molesto y desafecto y, para eso, hay que empezar ya.

Los lugares emblemáticos son Madrid y Valencia. En la Comunidad de Madrid Ignacio González quiere ser candidato, pero ignora si Rajoy tienen la misma opinión y en el ayuntamiento de la capital, una vez retirada Ana Botella, algunos como el presidente autonómico quieren que la cabeza de lista sea Esperanza Aguirre, pero no está claro si los escándalos se lo permiten.

Las perspectivas del PP tanto en Valencia como en Madrid son malas. El PSOE solo puede mejorar

En la Comunidad Valenciana, Alberto Fabra es visto con recelo en Génova y Rajoy emite señales de distancia y Rita Barberá está a la espera.

Y en ambos lugares las perspectivas son malas. La diferencia con el PSOE es que las anteriores municipales y autonómicas fueron tan malas para los socialistas que, inevitablemente, el partido de Pedro Sánchez solo puede mejorar.

Un estudio de Llorente y Cuenca, sobre encuestas de distintas empresas como el CIS y de Metroscopia, hecho público el viernes llega a la conclusión de que “la fragmenta­ción del voto puede lograr que el PP sea el partido más votado, aunque puede que no resulte su­ficiente para mantener su hege­monía electoral actual”.

Explica que “la época de las mayorías absolutas parece tocar a su fin, lo que dará paso a una etapa dominada por la necesi­dad de pactos, con la formación de centro-derecha en desventa­ja, al tener menos opciones para pactar pese a lograr la mayoría relativa en gran parte de las ins­tituciones”.

Por comunidades, este estudio considera que por comunidades solo en Murcia el PP apunta a mayoría absoluta y en el resto necesitará acuerdos, especialmente con UPyD.

En ayuntamientos, Valencia es el que mejor resultado apunta para el PP, aunque aún no tenga candidato.