Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP intenta proteger a Rajoy frente a toda la oposición

Los populares vetan un pleno extraordinario y los grupos rivalizan en la presentación de iniciativas anticorrupción

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, este miércoles en el Congreso.
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, este miércoles en el Congreso.

El PP cumple en el Congreso su papel para intentar preservar a Mariano Rajoy de la oleada de clamor social contra la corrupción. Para eso bloqueó en la Junta de Portavoces la petición de PSOE e Izquierda Plural, apoyada por todos los demás grupos, para celebrar un pleno monográfico la próxima semana, con presencia del presidente y dedicado exclusivamente a la corrupción.

El Gobierno gana tiempo así para intentar enfriar en lo posible el clima político, porque la próxima semana no hay pleno y, por tanto, no hay sesión de control al Ejecutivo y Rajoy no tendrá que responder sobre los escándalos. Los populares no están nada satisfechos del resultado del debate del miércoles, eclipsando el de la cumbre europea, y que terminó en un intercambio de acusaciones, especialmente con el PSOE.

Según el portavoz del PP, Alfonso Alonso, la propuesta planteada por el PSOE, “a tenor de lo que vivimos ayer [por el miércoles]”, es la de hacer “un debate destructivo. En el uso de la responsabilidad no vamos a dar más espacio para el enfrentamiento y para un espectáculo del que Pedro Sánchez no puede sentirse muy orgulloso; lo que vamos a hacer es plantear debates, pero debates en positivo”.

Aluvión de iniciativas

PP. Proposición de ley para suspender a los diputados a los que se les haya abierto juicio oral por delitos de corrupción. Resucitar tres leyes varadas: Código Penal, Financiación de Partidos y Estatuto de Cargos Públicos.

PSOE. Proposición de ley con 33 reformas legales que van desde el Código Penal, el Reglamento del Congreso, Ley de Enjuiciamiento.

UPyD. “Medidas para una situación de emergencia” que buscan cómo sacar a los partidos de las instituciones de control.

ERC. Comisión Investigación sobre “la corrupción política en el Estado español”.

El Gobierno tiene presente la experiencia del 1 de agosto de 2013, cuando Rajoy fue al Congreso para hablar de Bárcenas tras resistirse durante semanas. Ese día Rajoy también pidió perdón, reiteró el anuncio de las medidas que aún no han sido aprobadas y salió políticamente tocado.

Para encapsular y proteger al presidente, el PP, además, asumió el papel de contraataque la víspera asumió Rajoy y su número tres, Carlos Floriano, hizo público un comunicado en el que asegura que “lamenta que pasen las horas y Pedro Sánchez ni pide perdón, ni ofrece explicaciones, ni toma medidas por la imputación de Joaquim Nadal”, ex dirigente socialista catalán y ex consejero de Obras Públicas. Floriano echó mano también de los ERE de Andalucía.

Para Antonio Hernando, portavoz del PSOE, "Rajoy piensa que por no hablar de corrupción, ésta desaparece. Este no es un problema con el PSOE ni con el resto de grupos de la Cámara, este es un problema que tiene con la sociedad española, que está indignada, harta de la corrupción y que espera alguna respuesta y el presidente no sabe, no contesta".

El veto al Pleno no significa que la corrupción vaya a estar ausente del Congreso, porque los partidos ahora rivalizan en poner en marcha medidas e iniciativas. El PP activará las leyes que están bloqueadas en el Congreso (Código Penal, Financiación de partidos y Estatuto de altos cargos) y reabrirá los plazos de enmiendas para su tramitación. Además, promoverá con una proposición de ley una reforma del Reglamento del Congreso para que los diputados que vayan a sentarse en el banquillo por delitos de corrupción sean suspendidos como parlamentarios. La reforma hará frente a un supuesto inédito, porque en democracia nunca se ha juzgado a un diputado en activo por un caso de corrupción. Se trata de ampliar el artículo 21 que ya prevé que el diputado sea suspendido "cuando, concedida por la Cámara la autorización objeto de un suplicatorio y firme el auto de procesamiento, se hallare en situación de prisión preventiva y mientras dure ésta”. Hay en este momento tres diputados del PP que fueron condenados, pero por conducir ebrios, no por corrupción.

El PSOE asegura que el PP le ha copiado esta propuesta y Cayo Lara (IU) está dispuesto a apoyarla aunque cuestiona la legitimidad de los populares.

A su vez, el PSOE presentará el lunes una proposición de ley con 33 medidas de todo tipo contra la corrupción que requiere modificar una docena de normas. UPyD presentará también lo que llama "reformas de emergencia" que se someterán a discusión. Según Rosa Díez, “el silencio de Rajoy ayuda a la desafección política”.

Y ERC registró una petición de Comisión de Investigación sobre "la corrupción política en el Estado español", sin más precisión. Esta solicitud tan amplia se calificará en la próxima Junta de Portavoces y ERC busca apoyos para cuando se debata en el pleno.

Más información