Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ya son 14 los pacientes aislados

Además de Romero, dos pacientes esperan la primera prueba PCR y cinco están vigilados

Personal sanitario con el traje de bioseguridad en el Carlos III.
Personal sanitario con el traje de bioseguridad en el Carlos III.

El hospital Carlos III de Madrid acoge ya a 14 pacientes aislados por el ébola. En la noche del jueves, siete personas fueron ingresadas y una fue dada de alta, un enfermero que dio negativo en el test que le realizaron. Dos enfermeras y un enfermero supervisor, un facultativo, un celador y dos peluqueras han sido los últimos en ser puestos bajo vigilancia, aunque ninguno de ellos presenta síntomas de la enfermedad.

Durante la tarde del jueves ingresó un médico del Servicio de Urgencia Médica de Madrid (SUMMA). El profesional trasladó a la auxiliar de enfermería contagiada, Teresa Romero, al hospital Carlos III.

Este profesional se sumaba a las personas que están en observación en el mismo hospital, aunque en distintas situaciones. Doce de ellas se encuentran en observación, en la quinta planta donde los contactos directos son calificados de alto riesgo. Entre ellas, el facultativo del SUMMA ingresado esta tarde y el marido de la auxiliar de enfermería contagiada. Esta mañana llegó también un residente del área de neumología, uno de los primeros médicos que atendió a la infectada en las urgencias de Alcorcón. En esta zona, se acomodó en la noche del miércoles a Juan Manuel Parra, médico adjunto de urgencias del Hospital de Alcorcón, que dedicó 16 horas a atender a Romero. Ninguno de los atendidos en este piso muestra síntomas hasta el momento.

En la sexta planta del hospital Carlos III, está Romero, la auxiliar de enfermería contagiada después de atender al religioso Manuel García Viejo fallecido el 26 de septiembre. Es el único caso confirmado y su situación empeoró tras sufrir un fallo respiratorio. Junto a ella, en ese piso se halla otra enfermera del equipo que atendieron a los religiosos repatriados a España tras infectarse con el virus del ébola.

Un segundo enfermero —que participó en la atención de Miguel Pajares y Manuel García Viejo— también se encontraba en la sexta planta hasta la noche de este jueves. Tras resultar negativa la prueba que se le realizó, fue dado de alta.

Más información