Podemos busca cómo blindarse contra tránsfugas e intrusos

La formación de Iglesias plantea restringir el acceso a cargos orgánicos

Pablo Iglesias e Iñigo Errejón participan, el pasado lunes en la inauguración del Encuentro Latinoamericano Progresista en Ecuador.
Pablo Iglesias e Iñigo Errejón participan, el pasado lunes en la inauguración del Encuentro Latinoamericano Progresista en Ecuador. José Jácome (EFE)

Podemos busca cómo establecer filtros para blindar su estructura orgánica ante tránsfugas o cargos de otros partidos que intenten aprovechar el afianzamiento de la formación de Pablo Iglesias, que se sitúa como tercera fuerza del tablero político por encima de Izquierda Unida según la mayoría de las encuestas. De momento, esta medida figura recogida de forma difusa en un documento de principios éticos suscrito por los fundadores, que excluye del acceso al organigrama “a miembros o afiliados de organizaciones políticas de ámbito estatal”. Pero la intención de los promotores consiste en ir fijando unos criterios —que podrían ser de carácter temporal o bien relacionados con la trayectoria política— y analizar cada caso de quienes quieran ejercer el derecho a sufragio pasivo y optar a algún cargo.

El movimiento de Iglesias, preocupado por el descontrol organizativo ante los próximos comicios autonómicos y municipales y su desarrollo en el territorio, pretende preservar su estructura ante “intereses personales, económicos o políticos ajenos a los que correspondan en cada caso al cargo electo en cuestión” y pide la suscripción de este compromiso a sus simpatizantes.

Más información
Iglesias aclara su plan para impulsar “candidaturas de unidad popular”
Podemos tendrá un secretario general para “asegurar coherencia y unidad”
Iglesias quiere evitar las municipales por temor a quemar la marca Podemos

Esta transacción al documento de principios éticos elaborada por el círculo de Granada y suscrita por el equipo de Iglesias —Iñigo Errejón, Juan Carlos Monedero, Carolina Bescansa y Luis Alegre— defiende además que el “régimen de incompatibilidades que desarrollará el Consejo Ciudadano [una especie de comité ejecutivo] tendrá por objeto garantizar este punto no solo en términos éticos, sino también normativos”.

Podemos lleva inmerso desde mediados de septiembre en el congreso abierto por el que se convertirá en una fuerza política organizada. El 18 y el 19 de octubre próximos, cerca de 10.000 simpatizantes debatirán y votarán las ponencias definitivas en una cita presencial en el Palacio de Vistalegre de Madrid, para el que la organización aspira a recolectar 110.000 euros a través del crowdfunding.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Sobre la firma

Francesco Manetto

Estudió Filosofía y Letras y en 2006 empezó a trabajar en EL PAÍS tras cursar el Máster de Periodismo del diario. En Madrid se ha ocupado principalmente de información política y, como corresponsal en la Región Andina, se ha centrado en el posconflicto colombiano y en la crisis venezolana. Actualmente trabaja en la redacción de Ciudad de México

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS