Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP redobla la defensa de Cañete y las advertencias a los socialistas

Los populares amagan con tumbar al francés Moscovici si cae el exministro de Agricultura

Miguel Arias Cañete. Ampliar foto
Miguel Arias Cañete. EFE

Inquietud por el futuro de Miguel Arias Cañete en la Comisión Europea y advertencias al PSOE y a los socialdemócratas. La votación del veterano dirigente popular y las dudas que ha generado en el Parlamento Europeo su designación por Jean-Claude Juncker como comisario de Clima y Energía han sobrevolado este viernes el cónclave interparlamentario que el PP celebra en Guadalajara. La dirección del partido mayoritario se ha volcado en una defensa sin fisuras del exministro de Agricultura –de su trayectoria política y personal- y en trasladar su estrategia ante la posible oposición de la Eurocámara. El principal argumento: el caso Cañete no existe, porque si cae Cañete, caerá también el candidato francés a comisario de Economía, Pierre Moscovici, una circunstancia que haría peligrar el futuro de la misma Comisión.

Los populares recuerdan que en Bruselas se formó, tras las elecciones del 25 de mayo, una coalición de Gobierno entre PPE, socialdemócratas y liberales. Los nombres de Cañete, cuya votación fue ayer aplazada por no haber despejado las dudas sobre sus intereses en dos empresas petroleras, y el de Moscovici afectan ahora los equilibrios de esa coalición, aunque también existen dudas sobre Vera Jourová, Tibor Navracsicsc y Jonathan Hill.

El número dos de la candidatura del PP, el europarlamentario y vicesecretario nacional Esteban González Pons, lo ha expresado así en su intervención ante los suyos: “Imaginaos que nosotros hiciéramos lo mismo con el comisario de Economía francés, que incumplió el objetivo de déficit. No habría Comisión de Juncker, porque unos por otros iríamos matando todos a los comisarios del otro partido”. Pons ha acusado a Pedro Sánchez, secretario general del principal partido de la oposición, de actuar de manera “irresponsable”. No obstante, en realidad, al PP no le preocupa en última instancia la decisión de los socialistas españoles sino del conjunto del grupo socialdemócrata.

A pesar de estas premisas, los populares confían en que la próxima semana se produzca un giro en esos equilibrios y se logre recomponer ese pacto. La votación de Cañete será el martes por la tarde y la de Moscovici por la noche, lo que daría a los europarlamentarios del PPE margen para actuar y devolver el golpe al PSE si el Parlamento Europeo tumba a Cañete. Pero se da por hecho que hasta entonces hay todavía margen para actuar. La misión: salvar la Comisión Juncker.