EL ENCAJE DE CATALUÑA EN ESPAÑA

Sánchez da su apoyo total al Gobierno ante el desafío del 9-N

En el PSOE preocupa la "frustración" social que puede crearse

Hasta ayer mismo, el PSOE censuraba la falta de responsabilidad de Artur Mas y el inmovilismo del Gobierno. Desde la firma de la consulta del referéndum por el president de la Generalitat la posición es clara: "No hay equidistancia, estamos con el Gobierno". Así lo manifiestan en el entorno del secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, quien se lo ha trasladado al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. En su reunión en La Moncloa, sin publicidad, antes de que el jefe del Ejecutivo partiera para China, el líder socialista le mostró todo su apoyo para los pasos que iba a dar en los próximos días y que culminarán con la suspensión por parte del Tribunal Constitucional del decreto de convocatoria del referéndum. Desde esta perspectiva el PSOE centró ayer todas sus críticas en el President de la Generalitat. "El decreto va a ser paralizado y la consulta no se va a poder realizar porque es contraria a la Constitución". Esta fue la primera aproximación del portavoz parlamentario del PSOE, Antonio Hernando, perfectamente intercambiable con la posición de la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría.

Lo peor de todo, "además de saltarse el Estado de derecho, es provocar una enorme fractura y frustración en las sociedades española y catalana", respectivamente. La frustración de muchos catalanes es lo que más preocupa a los socialistas una vez que el Tribunal Constitucional paralice toda posibilidad de hacer un referéndum.

¿Por qué llega tan lejos Artur Mas? Esta es la pregunta irritada que se formulan los socialistas y desarrollada al máximo por el primer secretario del PSC, Miquel Iceta. Los acontecimientos de la próxima semana, cuando el Constitucional paralice la ley, se aguardan con preocupación a la espera de cómo reaccionará la sociedad catalana favorable a la consulta. La perspectiva de protesta, que dan por supuesto los socialistas, aunque no tiene por qué salirse de los cauces democráticos sería el reflejo palpable de la frustración que Artur Mas sabe que va a provocar al dar tantos pasos hasta llegar a un muro insalvable, según señalan en el entorno de Pedro Sánchez.

En las últimas horas, el líder socialista no ha querido salirse del guion que sigue tras la decisión de Artur Mas y deja para el lunes sus propuestas de avanzar políticamente. La búsqueda de una solución con su "tercera vía" a través de la reforma de la Constitución, la planteará de nuevo una vez que haya quedado claro que en estos momentos está del lado de Mariano Rajoy. Después de estos días en los que la voz la tiene la ley, a través del Tribunal Constitucional, el PSOE trabajará para que "la frustración" en Cataluña se mitigue cuando sea evidente que los catalanes no pueden votar el 9 de noviembre.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Sobre la firma

Anabel Díez

Es informadora política y parlamentaria en EL PAÍS desde hace tres décadas, con un paso previo en Radio El País. Es premio Carandell y Josefina Carabias a la cronista parlamentaria que otorgan el Senado y el Congreso, respectivamente. Es presidenta de Asociación de Periodistas Parlamentarios (APP).

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS