Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los secretarios dejan manos libres a Sánchez para convocar las primarias

Los líderes territoriales recalcan que su prioridad son las municipales y autonómicas

Pedro Sánchez, durante la reunión con Ximo Puig en Ferraz. Ampliar foto
Pedro Sánchez, durante la reunión con Ximo Puig en Ferraz.

Manos libres. Esta es la posición que la mayoría de los secretarios territoriales del PSOE expresaron este miércoles a Pedro Sánchez, nuevo líder del partido, respecto a cuándo convoca las elecciones primarias para que militantes y simpatizantes voten por el candidato socialista a la presidencia del Gobierno. El único que le recordó “el compromiso” de celebrarlas en noviembre fue Javier Fernández, secretario general de los socialistas asturianos y presidente del Gobierno de esa comunidad.

Ese compromiso lo estableció un comité federal y otro lo puede levantar. El secretario general de los socialistas extremeños, Guillermo Fernández-Vara, le dijo: “Convoca las primarias en noviembre, las vas a ganar porque nadie se va a presentar”. La teoría del político extremeño se basa en que los militantes socialistas votaron el pasado domingo “a un líder” y no solo al secretario general; es decir, a un candidato a la presidencia del Gobierno. “Quien no lo entienda es que no conoce la cultura de este partido”, dijo. Al igual que el asturiano Javier Fernández, Fernández-Vara fue favorable a Eduardo Madina en la carrera por la secretaría general, aunque los dos guardaron silencio. Esta actitud fue la que también adoptaron el resto de los secretarios, en su mayoría favorables a Pedro Sánchez.

A excepción de los líderes del País Vasco, Navarra —a quien recibirá este jueves—, Castilla y León, Ceuta y Melilla, todos los demás secretarios pasaron este miércoles por el despacho de Sánchez, que no es aún el del secretario general, sino el de José Antonio Griñán, presidente del PSOE.

Después de Andalucía, con cuya líder, Susana Díaz, se vio el lunes —además de con el asturiano, Javier Fernández, y el castellano manchego, Emiliano García Page—, Valencia ha sido la federación que más votos aportó a Sánchez. Su secretario general, Ximo Puig, transmitió a Sánchez que la prioridad de los socialistas son “las elecciones municipales y autonómicas de mayo de 2015, y no las primarias para la presidencia del Gobierno”. La decisión puede ser compartida, pero los socialistas señalan que tendrán en cuenta qué es mejor para España. Tanto Puig como Fernández-Vara y García Page estiman “lógico” que Sánchez quiera presentarse a las primarias para ser el cartel electoral.

Sánchez tiene la legitimidad para tomar decisiones desde que los militantes le dieron su apoyo, argumentó el secretario general de los socialistas de La Rioja, César Luena, para expresarle su teoría de las manos libres. José Ramón Gómez Besteiro, líder de Galicia; José Miguel Pérez, de Canarias; Eva Díaz Tezanos, de Cantabria, y Rafael González Tovar, de Murcia, dejaron la idea de que su decisión sería aceptada, máxime cuando la inclinación que en principio se atribuye a Sánchez es retrasar esas primarias hasta pasadas las elecciones municipales y autonómicas.

Además de la preocupación por la fecha de las primarias, quienes pasaron este miércoles por la sede federal del PSOE, expusieron la realidad de cada una de sus comunidades. En el caso de la Comunidad Valenciana, su secretario general, Ximo Puig, describió una situación de emergencia social y económica. El secretario general de los socialistas valencianos, y otros de los que desfilaron por el despacho de Sánchez, resaltaron otro problema que afecta a toda España y al electorado socialista: el proceso secesionista en Cataluña.

No se prevé ningún cambio sobre la consulta soberanista; el futuro secretario general se mantiene en que no debe haber referéndum

Sánchez expondrá su posición sobre Cataluña el próximo sábado en la intervención que tendrá en el congreso que elegirá a Miquel Iceta, primer secretario del Partit dels Socialistes de Catalunya (PSC). La reforma de la Constitución es el camino, les dirá Sánchez, y antes debe haber acuerdo y negociación entre todas las fuerzas políticas. No se prevé en absoluto el menor cambio sobre la consulta soberanista. El futuro secretario general del PSOE se mantiene en que no debe haber referéndum.

A este asunto no se refirió el nuevo líder en la carta que este miércoles envió a todos los militantes del partido. Una carta de agradecimiento, de reafirmación de principios clásicos y de mirada al futuro.

Sánchez propone “una segunda transición económica y social”. “Un proyecto reformista para una segunda transición económica y social que vea en la educación pública, la sanidad universal y la protección social lo que siempre han sido: un dique contra la injusticia y el mejor pilar de la competitividad”, les dijo a los suyos en el texto. “Un socialismo para un tiempo nuevo que nos exige una forma de entender y practicar la política más abierta, más transparente, más participativa”, continuó.

Sánchez agradece a los afiliados del PSOE “la responsabilidad” que le han dado. “Lo hago desde la humildad de quien asume el legado de 135 años de socialismo, también desde la convicción de que debemos iniciar un nuevo camino”.

Del texto se desprende que muchos serán los cambios internos y la forma de llevar el partido, pensando siempre más allá de las puertas de su organización. “El partido es muy necesario y todos los socialistas somos conscientes de ello, pero sólo es el medio imprescindible al servicio de un objetivo más importante: recuperar la confianza de unos ciudadanos que lo que esperan de nosotros son respuestas a sus problemas”.

Una vez que pase el congreso, se dedicará de lleno a la actividad parlamentaria y a la agenda internacional, después de las críticas que ha recibido por ordenar a los eurodiputados socialistas españoles que votaran en contra del conservador Jean-Claude Juncker como presidente de la Comisión Europea. El grueso de los socialdemócratas sí lo apoyaron. Los secretarios territoriales también respaldaron a Sánchez en este asunto, a diferencia de algunos eurodiputados.