Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los cuatro de Iglesias

Podemos envía a la Eurocámara a una profesora, un exfiscal, una autónoma y un investigador

La rueda de prensa tras conocer los resultados electorales. Ampliar foto
La rueda de prensa tras conocer los resultados electorales. EFE

Junto a Pablo Iglesias, Podemos envía a otros cuatro representantes al Parlamento Europeo. La profesora de enseñanza secundaria y activista Teresa Rodríguez, de 32 años; el fiscal Anticorrupción Carlos Jiménez Villarejo, de 79 años; la politóloga y autónoma en paro Lola Sánchez, de 35 años; y el investigador del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) Pablo Echenique, de 35 años, completan la lista de los nuevos eurodiputados que irán a Bruselas bajo las siglas de la recién nacida formación.

Podemos con apenas 100 días de existencia marcó un hito en la política española al conseguir 5 escaños en el Parlamento Europeo y convertirse en la cuarta fuerza más votada, con 1,2 millones de votos.

Una activista de familia de costureras

Es la segunda de Pablo Iglesias. Fue elegida por el círculo de Cádiz, donde vive desde hace 10 años. Teresa Rodríguez, de 32 años, es profesora de instituto y se define como una activista social: "Es el espacio en el que me he movido estos últimos años. Ha sido además mi espacio de crecimiento político". Cuando estudiaba filología árabe en Sevilla, participaba en asociaciones estudiantiles, "luego en movimientos sociales como la marea verde y la violeta, contra la reforma del aborto de Alberto Ruiz-Gallardón".

Rodríguez viene de una familia de Sevilla "con poco recursos, donde las mujeres se dedicaban a conseguir sobresueldos, cosiendo o haciendo otras tareas además de la de ama de casa". Su madre fue la primera que decidió salir a trabajar fuera, a Galerías Preciados, y la que le inculcó que la mujer tenía que contar con una independencia económica, "para salir del espacio doméstico, algo que la crisis ha dificultado".

El exfiscal Anticorrupción 'peleón'

El tercero en la lista de Podemos es el exfiscal Anticorrupción Carlos Jiménez Villarejo, que el próximo mes cumple 79 años. De familia humilde, este malagueño residente en Barcelona fue militante comunista en su juventud. Se ha unido a Podemos para aportar su grano de arena mientras el cuerpo aguante. "Estamos muy sorprendidos por el éxito, desde luego yo no pensaba que fuera a salir elegido, pero el próximo 1 de julio estaré en Bruselas".

Villarejo destaca que de los 8.000 euros de ingresos que cada uno de los cinco diputados del nuevo partido tendrá derecho a cobrar, solo ingresarán 1900 por barba. El resto lo donarán al partido. "Formaremos grupo con los griegos del partido de izquierda Syriza y apoyaremos una política benevolente con los inmigrantes, para que los tratemos como a humanos. Además lucharemos contra leyes como la que tiene previsto aprobar el PP en junio de Seguridad privada, que aumenta los competencias de los vigilantes privados. Y tenemos que empezar a nacionalizar empresas energéticas y de comunicación. Y si se tiene que desmayar alguno, que se desmaye".

De trabajadora precaria a eurodiputada

Lola Sánchez, la cuarta elegida para ocupar un asiento en la Eurocámara por Podemos, de 36 años, ha probado suerte en Irlanda, Escocia y Estados Unidos, donde trabajó de "friegaplatos", de profesora de español y de camarera. La politóloga de formación decidió montar un comercio de artesanía en Cartagena, pero la subida del IVA del Gobierno desbarató sus planes. "No podía repercutir esa subida en los precios de venta, antes de ahogarme, cerré", explica.

Su padre es arquitecto. "Durante el boom inmobiliario estaba asustado, lo veía venir. Ya nos lo avisaba: 'Esto va a explotar'". Y a Pablo le conoció cuando un compañero de trabajo de un restaurante en el que trabajaba en Navidad le habló de "un chico que sale en La Sexta con coleta". Sánchez organizó el círculo de Podemos en Cartagena. Con la vista puesta en Bruselas ya, "la idea no es irse allí y olvidarse de esto. La idea es estar allí para decir lo que la gente quiere aquí".

El investigador dialogante

El elegido número cinco, el científico del CSIC Pablo Echenique, de 35 años, está "agotado; muy contento por un lado, pero todavía no hemos alcanzado la meta que perseguíamos de superar a los dos principales partidos". Nació en Argentina, de donde son también sus padres y su hermana. Su familia decidió venir a España hace 22 años por buscar un futuro mejor "porque tengo una discapacidad importante y, queriendo mucho a la gente de Argentina, allí habría tenido una vida más limitada".

Echenique dice que no es ambición lo que le llevó a convertirse en investigador del Consejo Superior de Investigaciones Científicas: "A los científicos nos gusta muchísimo lo que hacemos" y critica que el CSIC ha pasado de contratar a 200 investigadores, cuando él opositó, a ninguno durante los últimos años y ahora a unos 30 al año. "La fuerza de los investigadores de este país se está perdiendo".

La investigación y la ayuda a las personas con discapacidad, explica Echenique, son dos de las luchas que batallará en el Parlamento Europeo. Se considera una persona muy pragmática. Cuando las discusiones se van por las ramas en los círculos de Podemos, tiene fama de imponer la calma: "intento ver lo que tiene cada persona en común para acercarlas". Por ello, no descarta acudir a negociar con otras formaciones políticas, "si los compañeros lo consideran conveniente".

Fe de errores

En el primer párrafo del texto se ha sustituido el término "Centro Superior de Investigaciones Sociológicas", que constaba en la versión inicial del artículo, por "Consejo Superior de Investigaciones Científicas". Este último es el correcto.