Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un exguardia civil irrumpe en un mitin de IU en Canarias con un martillo

Los dos detenidos profirieron gritos fascistas, homófobas y machistas

Varios militantes fueron agredidos e insultados en el acto de cierre de campaña

Izquierda Unida ha presentado una denuncia por lesiones, amenazas e insultos contra dos personas que al parecer ayer, antes del mitin de cierre de la campaña electoral, causaron un incidente en el que el dirigente federal Enrique Santiago se fracturó un dedo de la mano. Los detenidos son un exguardia civil y su hijo, según fuentes de la formación.

Según un comunicado remitido por IU, varios militantes fueron agredidos e insultados en Santa Cruz de Tenerife antes del cierre de la campaña para las elecciones europeas en el que estaba presente Enrique Santiago, dirigente federal de la formación y uno de los redactores de las querellas contra Bárcenas y Bankia.

IU señala que el incidente fue causado por dos personas que gritaron consignas fascistas, homófobas y machistas y, asimismo, profirieron insultos y amenazas contra los militantes de la formación presentes en la plaza Pedro Schwartz, donde además tiraron sillas al suelo.

Durante un forcejeo para evitar que estas personas dañasen el equipo de sonido resultaron golpeados la secretaria de comunicación de IU en Canarias, Marina Delgado Delgado, que sufrió diversas contusiones, y Enrique Santiago, responsable de la Secretaría de Convergencia Social y Política de IU, y a continuación abandonaron el lugar. “Llegaron de improviso y comenzaron a arrancar las pancartas y a llamarme puta y comunista de mierda”, aseguró Delgado a EL PAÍS.

La policía acudió a la plaza a instancias de IU y tras este incidente se desarrolló el mitin con normalidad hasta que, al final, añade la formación de izquierdas, volvieron estas dos personas, comenzaron a tirar sillas e intentaron romper el equipo de sonido cuando intervenía Enrique Santiago. Según Marina Delgado, "fue en ese momento cuando el menor de los agresores fue a su coche y sacó un martillo del maletero para intentar golpearnos y corrió detrás de uno de los militantes que tuvo que escapar corriendo y meterse en un taxi para evitar la agresión”.

Por ello se llamó nuevamente a la policía, que procedió a la detención de estas dos personas y que a su vez, les denunció por resistencia a la autoridad.

Tanto Marina Delgado como Enrique Santiago tuvieron que ser atendidos en el Hospital Nuestra Señora de la Candelaria por múltiples magulladuras y la fractura de un dedo.