Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una juez considera prescrita la agresión de un antidisturbios en la marcha laica

La instructora archiva la causa contra el agente acusado de golpear a una menor y un fotógrafo

"Al final, me ha costado dinero que me pegara una paliza un policía", afirma una víctima

En el centro, con camiseta negra, Katherina, una de las víctimas, en una asamblea del 15-M celebrada tras la agresión.

Ningún antidisturbios se enfrentará a la justicia española por la agresión a una menor de 16 años y a un fotógrafo el pasado 18 de agosto de 2011, durante la concentración laica convocada con motivo de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) y la visita de Benedicto XVI. La magistrada encargada de la instrucción del proceso, que debía celebrar también este martes el juicio de faltas por dichos hechos, los ha considerado "prescritos" y ha decidido archivar la causa contra el único agente procesado, el subinspector Manuel Salguero Pérez. "Nos parece escandaloso", ha declarado inmediatamente el abogado de las víctimas, que recurrirá la decisión ante la Audiencia Provincial.

Katherina, la joven golpeada en la cara aquel día, ha escuchado con incredulidad los argumentos de la jueza y del letrado de la defensa. "He sentido rabia cuando les he oído", ha explicado la chica. Ella, al igual que el otro agredido, Daniel Nuevo, esperaban desde hace dos años y nueve meses que el agente se sentara en el banquillo de los acusados. Este martes, Salguero lo ha hecho. Pero durante solo diez minutos. La vista oral no ha llegado a celebrarse. La abogada del subinspector ha solicitado, como cuestión previa, la prescripción al haber transcurrido más de seis meses desde que la magistrada calificase las agresiones como una falta de lesiones. Una tesis que ha respaldado la fiscalía y ha aceptado la titular del Juzgado de Instrucción número 41 de Madrid, utilizando como base "la doctrina" del Tribunal Supremo.

Todo ello, pese a que la acusación particular solicitó desde el principio que al antidisturbios se le procesara por un delito de abuso de autoridad y torturas, según ha explicado el abogado de las víctimas, Juan Manuel López Rubio. "Pero el Ministerio Público y la instructora lo rechazaron, calificándolo como falta", ha señalado este letrado, que presentó un recurso contra dicha decisión ante la Audiencia Provincial. Aunque esta lo desestimó en marzo de 2014. Antes, en agosto de 2013, la jueza dictaba el auto de apertura del juicio. "Y en ese momento, según ha afirmado este martes la magistrada, empezaba a contar el periodo de seis meses. Por lo que, cuando la instancia superior nos respondió, los hechos ya habrían prescrito", ha subrayado López, que ha insistido en que la acusación "ha estado continuamente encima del proceso".

Así que Daniel Nuevo apunta en otra dirección. "El fiscal ha puesto palos en las ruedas todo el tiempo para que se declarara prescrito", ha recalcado este cordobés de 28 años, que aterrizó en la capital en agosto de 2011 con el objetivo de hacer un reportaje sobre la JMJ. "Hice fotos en Goya, en la visita del Papa y después en la manifestación laica. En todo momento pedí permiso y me coloqué detrás de los antidisturbios, donde ellos me dijeron. Pero el problema vino cuando vieron que había fotografiado la bofetada a Katherina". Entonces, le pegaron a él.

La agresión a ambos la captó un videoaficionado, que subió las imágenes a internet y se difundieron rápidamente. En ellas se observa como un agente golpea primero a la chica y después a Daniel Nuevo, sin que ninguno de los dos hubiese mostrado antes una actitud agresiva. "Al final, a mí me ha costado dinero que la policía me pegara una paliza", ha ironizado el fotógrafo. "Y luego te piden que confíes en la justicia", ha apostillado la chica, vecina de San Lorenzo del Escorial (Madrid).

Pueden pegar a una menor y luego, con la sonrisa en la cara, decidir que ha prescrito

Daniel Nuevo, fotógrafo agredido

La acusación particular tenía previsto solicitar la imposición de una multa de dos meses —de entre 2 y 300 euros al día, según determinara la jueza— por una falta de lesiones al chico; y otra similar de un mes por vejaciones a Katherina. Además, López Rubio también iba a pedir que el antidisturbios pagase 6.000 euros a cada uno por los daños morales causados y, paralelamente, afrontara una indemnización de 1.300 euros por la baja de 30 días que tuvo que cogerse el fotógrafo por las lesiones.

Katherine, tras conocer la decisión de la magistrada, apenas ha podido pronunciar palabra. Daniel Nuevo, en cambio, ha optado por el sarcasmo: "Cuando les he escuchado decir que se archivaba, me ha hecho gracia. Eso era ya lo que faltaba". La conclusión, ha añadido esta víctima, es que "pueden pegar a una menor y luego, con la sonrisa en la cara, decidir que ha prescrito". 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >