Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE extremeño fuerza en solitario una moción de censura contra Monago

La llave la tienen dos exdiputados socialistas y los tres de IU, que aún no han dicho qué harán

La dirección del PP arremete contra los socialistas y pide a Rubalcaba que frene la iniciativa

El debate se celebrará el miércoles que viene, 14 de mayo

El PSOE extremeño fuerza en solitario una moción de censura contra Monago

La moción de censura en Extremadura —que durante tres años ha pendido como una espada de Damocles sobre el Gobierno en minoría del PP, y que el PSOE había descartado hasta ahora— se producirá finalmente la próxima semana. Cuando queda apenas un año de legislatura. El secretario general de los socialistas extremeños, Guillermo Fernández Vara, ha anunciado este miércoles por sorpresa su decisión de presentarla, alegando que la situación en la comunidad es insostenible y que el presidente regional, José Antonio Monago, ha rechazado todas sus ofertas de colaboración. Monago ha contestado que Extremadura le importa "un pimiento" a Vara y le ha instado a dimitir si pierde la moción. Algo altamente probable, porque las dos formaciones de las que depende que la moción prospere —IU y los regionalistas escindidos del grupo socialista— han acogido el anuncio con total frialdad.

El PP gobierna en minoría en Extremadura desde 2011, cuando ganó las elecciones por primera vez en esa comunidad pero quedó a dos escaños de la mayoría absoluta. La situación en el Parlamento autónomo resultó así: 32 diputados del PP, 30 del PSOE y tres de IU. Esos tres parlamentarios de IU-Extremadura tuvieron la llave: desobedeciendo las directrices de la dirección federal de Cayo Lara, facilitaron con su abstención la investidura de Monago. Lo hicieron después de consultar a su militancia en Extremadura, que se inclinó mayoritariamente por no dar el Gobierno al PSOE. Las relaciones entre socialistas e IU en esa comunidad son nefastas, después de casi tres décadas de mayoría absoluta del PSOE en las que no necesitó nunca a IU.

Desde aquella investidura, Monago ha gobernado apoyándose en la abstención de esos tres parlamentarios de IU y negociando con ellos leyes puntuales. Un panorama de inestabilidad que se incrementó el pasado septiembre, cuando dos diputados de Prex-Crex, un partido regionalista que había concurrido a las elecciones en las listas del PSOE, rompieron con los socialistas y pasaron al Grupo Mixto. El reparto de fuerzas ahora es este: 32 diputados del PP, 28 del PSOE, tres de IU y dos de Prex-Crex. Estos últimos cinco parlamentarios tienen en sus manos el éxito o el fracaso de la moción de censura de Vara. Y los portavoces de IU y Prex-Crex han deslizado este miércoles —sin anunciar aún su voto final— que, en principio, no ven razones para apoyarla.

32 frente a 28+3+2

  • El Gobierno de José Antonio Monago en Extremadura está en minoría (32 diputados del PP sobre un total de 65), pero enfrente tiene a una oposición fraccionada: 28 diputados del PSOE, tres de IU y dos de Prex-Crex (que concurrieron a las elecciones con los socialistas y luego rompieron). Para que prospere una moción de censura (33 votos), el PSOE necesita tanto a IU como a sus exsocios de Prex-Crex.
  • En mayo de 2011, tras las elecciones autonómicas, el socialista Guillermo Fernández Vara y el portavoz de IU, Pedro Escobar, mantuvieron varias reuniones secretas, según confirmaron más tarde ambas partes. En aquellas conversaciones se habló de la posibilidad de pactar una moción de censura antes del ecuador de la legislatura, en abril de 2012, lo que llevaría de nuevo a Vara a la presidencia. El socialista rechazó la operación para evitar la "inestabilidad" en la región.

El secretario regional del PSOE decidió presentar la moción de censura sin pactarla ni comunicársela antes a esos dos grupos imprescindibles, según ha admitido él mismo más tarde. Ha asegurado que eso no se debe, en absoluto, a que la dé por perdida, sino a que ha preferido esperar hasta el último momento para anunciarla este miércoles, en la segunda jornada del debate del estado de la región. Y ha prometido incluir en su programa alternativo de Gobierno reivindicaciones históricas de IU. "Ayer mismo [por el martes] le ofrecí al presidente un acuerdo de gobernabilidad, y lo rechazó. No me ha dejado otra alternativa", ha afirmado el socialista. Vara —que sí había advertido de sus intenciones días atrás a la dirección federal del PSOE, que le dio todo su apoyo— se presentará en otoño a las primarias internas de las que saldrá el candidato socialista a las elecciones autonómicas de mayo de 2015.

La sesión plenaria en la que se debatirá la moción de censura se celebrará el próximo miércoles día 14, según ha confirmado el presidente del Parlamento extremeño, Fernando Manzano. Esa fecha tan cercana perjudica a los socialistas, porque el debate quedará en parte eclipsado —mediáticamente— por la campaña electoral de las europeas, que arranca mañana.

El entorno de Monago ha tachado la moción de huida hacia adelante y "ejercicio de autoinmolación" de Vara. El Gobierno extremeño, que se ha enfrentado en los últimos meses al de Mariano Rajoy a cuenta de medidas como la ley del aborto o la política tributaria, ve esa moción como "un intento a la desesperada de erosionar a un Gobierno que supera la división dogmática entre izquierda y derecha". Desde la dirección nacional del PP, el número tres, Carlos Floriano, ha pedido abiertamente al líder del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, que frenara la iniciativa de Vara. "Una amenaza de ese tipo no va a ningún lado, solo a perjudicar a los extremeños", ha enfatizado. Rubalcaba, sin embargo, ya ha dado su apoyo pleno a la moción de censura, según fuentes de la ejecutiva federal del PSOE.

Floriano ha vinculado, además, la presentación de esa moción de censura al mantra de la campaña del PP: la recuperación económica. Para la cúpula de los populares —que este miércoles ha querido respaldar el trabajo de Monago pese a sus frecuentes enfrentamientos con el Ejecutivo—, "hablar de moción de censura es una absoluta irresponsabilidad en estos momentos de recuperación". No obstante, en el PP hay también quien ve una buena noticia en la presentación de la moción de censura. Si no prospera, confían estas fuentes, acabará debilitando a la oposición.

"No es el momento oportuno"

V. G. C.

La reacción de quienes tienen la llave del Gobierno extremeño —IU y los regionalistas de Prex-Crex— no pudo ser este miércoles menos entusiasta. Tras escuchar de boca del socialista Guillermo Fernández Vara el anuncio de una moción de censura contra el PP, han respondido dos cosas: que el PSOE no les había ni siquiera tanteado antes de tomar la decisión y que, en principio, no ven apropiado tumbar al Gobierno ahora. Han subrayado, no obstante, que la decisión la tomarán sus órganos de dirección.

"Ni siquiera contar con nosotros ni hablarlo antes refleja poca confianza en que pueda salir, parece más una maniobra [del PSOE]", ha protestado Pedro Escobar, portavoz de IU, antes de tachar de "lentejas cocinadas" el anuncio de Vara sin previo aviso. Escobar ha acusado a PP y PSOE por igual de hacer "electoralismo", aunque ha añadido: "Nuestra decisión no está tomada". La dirección federal de IU tampoco ha querido pronunciarse abiertamente, aunque ha animado a "estudiar" el contenido de la moción.

Damián Beneyto, portavoz de Prex-Crex, ha sido más tajante: "No creo que sea el momento oportuno", ha dicho. Beneyto ha recordado que ellos ya propusieron una moción de censura en octubre de 2013, antes del debate de Presupuestos, y que ni PSOE ni IU quisieron respaldarla. "Si entonces dijeron que no tocaba, ahora, con los Presupuestos del PP ya en vigor, toca menos", ha opinado. Prex-Crex, sin embargo, ha votado a favor de aquellos Presupuestos. "Sé que es difícil de explicar, pero lo hicimos por el bien de Extremadura, que necesita un Gobierno fuerte. Dijimos: o moción de censura para formar un gobierno alternativo con PSOE e IU, o apoyamos los Presupuestos para que haya un Gobierno extremeño fuerte", ha argumentado.

Más información