Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una veterana en el ministerio

Ha ocupado puestos de responsabilidad en Gabinetes de tres ministros de Agricultura del PP

Isabel García Tejerina con el presidente de la empresa china Wahaha, Zong Qinghou, tras firmar un acuerdo de cooperación.
Isabel García Tejerina con el presidente de la empresa china Wahaha, Zong Qinghou, tras firmar un acuerdo de cooperación. EFE

La nueva ministra de Agricultura, Isabel García Tejerina, ingeniera agrónoma (de 45 años y vallisoletana), es una de las personas que tiene un conocimiento más completo del sector agrario tras haber desempeñado puestos como asesora durante los mandatos como ministro de Jesús Posada (1999-2000) y Loyola de Palacio (1996-1999).

En la anterior legislatura de los populares, también con Arias Cañete como ministro, desempeñó el puesto de secretaria general de Agricultura. Durante el mandato de los socialistas ocupó el puesto de directora de Planificación en la empresa de fertilizantes Fertiberia, para volver a ocupar el puesto de secretaria general de Agricultura desde 2012.

En la actual legislatura ha jugado un papel clave en el desarrollo de las negociaciones para la reforma de la Política Agrícola Común, tanto en Bruselas como en negociaciones directas con cada uno de los países miembros. Es una gran conocedora de los entresijos comunitarios donde, a su experiencia como secretaria general, sumaba ya presencia en la UE como responsable de la oficina de la Junta de Castilla y León. Con su nombramiento, se apuesta por una política de continuidad en el desarrollo de los contactos con Bruselas, algo fundamental en este momento para la aplicación de la reforma de la PAC

García Tejerina ha sido igualmente columna vertebral en el desarrollo de la política agraria nacional como persona directamente responsable de los trabajos y de la coordinación de las cuatro direcciones generales del departamento.

De carácter fuerte y convicciones profundas, tiene fama de trabajadora y también de ser muy exigente y de llevar a cabo una fuerte política de control sobre la actividad de las personas que se hallan bajo su competencia. Gusta repetir que solamente entiende la política como un servicio a la sociedad.

En política agraria, es una firme y decidida partidaria de la innovación, de llevar a pie de campo, a cada explotación la mayor información posible para que cada agricultor y ganadero elijan la mejor opción a la hora de desarrollar su actividad, desde la compra de una maquinaria al empleo de la semilla más adecuada y el abono necesario para cada cultivo, todo ello utilizando las tecnologías más modernas para producir con eficiencia y calidad, pensando en unos productos con más valor añadido y con los mercados internacionales como uno de los principales objetivos para los que García Tejerina ha impulsado el Plan para la Internacionalización de la Industria Agroalimentaria.

Con su nombramiento se apuesta por la continuidad.

Más información