Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Audiencia delibera hoy si la acusación de Alaya contra los aforados tiene base

Los magistrados deliberan sobre el recurso de la exconsejera Magdalena Álvarez por los ERE

La exconsejera Magdalena Álvarez, en los juzgados sevillanos. Ampliar foto
La exconsejera Magdalena Álvarez, en los juzgados sevillanos.

Este miércoles es un día decisivo para la investigación sobre la rama político-financiera del caso de los ERE que afecta a los 20 altos cargos de la Junta y los siete cargos aforados, entre ellos los expresidentes del Gobierno andaluz Manuel Chaves y José Antonio Griñán. Los jueces de la Audiencia de Sevilla deliberan esta mañana sobre el recurso interpuesto por la exministra y exconsejera de Hacienda Magdalena Álvarez tras la segunda imputación de la juez Mercedes Alaya, y deben entrar al fondo del asunto para determinar si las acusaciones de Alaya contra la cúpula del Gobierno andaluz tienen base. Eso sí, la decisión previsiblemente no se conocerá este miércoles, sino que aún tardará al menos 10 días en plasmarse en un auto.

La magistrada imputó a Álvarez en un primer momento, y tras el recurso de esta, la Audiencia reclamó mayor concreción a Alaya. En su segundo auto, la juez precisó su tesis y tildó a la exconsejera de “promotora del procedimiento ilegal de subvenciones sociolaborales” por autorizar los pagos de la partida. Además, la acusó de contribuir al diseño “opaco” y “discrecional” de ayudas, que eludió los controles de la Intervención General. En su auto Alaya dio un paso sin precedentes al avanzar una supuesta condena para Álvarez: “Cabe deducir la probabilidad cierta de que pudieran ser condenados en un futuro por los hechos que hoy se investigan”, matizó sobre Álvarez y sus colaboradores.

La decisión de la Audiencia es muy peliaguda porque en caso de que estimara el recurso de Álvarez, desactivaría los argumentos de Alaya y el caso podría no llegar al Tribunal Supremo, que debe enjuiciar esta parte de la investigación al existir siete cargos aforados señalados. Sin embargo, esta decisión de fondo para paralizar toda la investigación sobre el procedimiento de pago de los ERE, que Alaya considera ilegal, es harto difícil, dado que los elementos valorativos de los jueces de la Audiencia no abarcan todo el sumario, que dispone ya de 192 tomos y más de 75.000 folios.

Solo cuatro defensas de los 20 altos cargos imputados han recurrido las acusaciones de Alaya. Y es que ante el previsible salto del caso al Supremo, ningún alto cargo quiere señalarse y la mayoría de las defensas han optado por esperar de manera cauta. “Todo depende de lo que pase mañana, pero si la Audiencia respalda a Alaya, los cuatro recurrentes se quedan imputados y con sus cargas incriminatorias aún más definidas. No es ninguna alegría”, resumían fuentes del caso.

Más información