Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juez acusa a 15 detenidos por el ataque en la sede de la Generalitat en Madrid

El magistrado atribuye a los asaltantes cuatro delitos y tres faltas

Un ultraderechista zarandea a Sánchez-Llibre.
Un ultraderechista zarandea a Sánchez-Llibre.

Un juez de Madrid ve indicios suficientes para sentar en el banquillo a 15 de los detenidos por el asalto al centro cultural Blanquerna, sede de la delegación de la Generalitat en Madrid, durante la celebración de la Diada del año pasado. El titular del juzgado de instrucción número 11 ha dictado una resolución en la que da por finalizada la investigación y acusa a los imputados por cuatro delitos y tres faltas.

El magistrado atribuye a los asaltantes los delitos de desórdenes públicos, atentado a la autoridad, daños y amenazas, además de tres faltas de lesiones, según fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Madrid. Los lesionados aquella jornada fueron el delegado de la Generalitat en Madrid, Josep Maria Bosch; el diputado de CiU en el Congreso Josep Sánchez Llibre, y el cámara de la televisión autonómica catalana Christian Menéndez.

Los hechos ocurrieron el pasado 11 de septiembre durante el acto organizado por la Generalitat para celebrar la Diada. Cuando el delegado del Gobierno catalán tomó la palabra, un grupo formado por la quincena de los detenidos y otras personas más irrumpió en el local. El grupo se plantó en el escenario exhibiendo banderas de partidos de extrema derecha y, según el auto judicial, coreando consignas como “Cataluña es España”.

Los detenidos causaron daños en puertas del local (cifrados en 400 euros), llamaron “catalán de mierda” a Bosch y le amenazaron de muerte. Tres de ellos golpearon a Sánchez Llibre y al cámara de TV3 y, al salir, rociaron con aerosol de gas pimienta el local, lo que provocó picores, irritaciones y molestias a los asistentes al acto.