_
_
_
_

El PSOE duda del pacto de inmigración y pide que cese el jefe de la Guardia Civil

Los socialistas reclaman eliminar las concertinas y un protocolo ante la llegada de sin papeles

Anabel Díez
Fernández de Mesa saluda a los mandos de la Guardia Civil en la Comandancia de Ceuta.
Fernández de Mesa saluda a los mandos de la Guardia Civil en la Comandancia de Ceuta.Joaquín Sánchez

El dilema está en si abrir o no el camino hacia un posible pacto de inmigración o quedarse en la discusión del control de fronteras, además de exigir sin descanso la dimisión del director general de la Guardia Civil, Arsenio Fernández de Mesa. Este es el debate interno que vive la dirección del PSOE que tendrá resolver en parte antes de las once de hoy, cuando termina el plazo de presentar la moción que defenderá en el pleno del Congreso por la tarde. Un pacto con el Gobierno sobre la política de inmigración tiene detractores dentro del Grupo Socialista al estimar que el PP “no es leal con el PSOE; y no lo fue cuando gobernaba”. Quienes son más proclives al pacto resaltan la situación de extrema gravedad que se vive en Ceuta y Melilla por la presión de los inmigrantes. Sí es seguro que en la moción figurará la eliminación de las concertinas de las vallas de Ceuta y Melilla y otras medidas de control de fronteras.

El Gobierno, por su parte, tiene un interés máximo en llegar a un acuerdo y que España lleve la unidad del Parlamento, o al menos del primer partido de la oposición, en la petición de que la Unión Europea haga suya la solución al intento masivo de inmigrantes subsaharianos de llegar a Europa a través de España.

La duda está en si hay alguna referencia a la política de inmigración que pueda interpretarse como una aproximación al pacto, sin olvidar que la moción tiene como centro la tragedia de Ceuta del pasado 6 de febrero y “no la política de inmigración”, recuerdan dirigentes socialistas. Esta moción se pospuso una semana hasta escuchar al secretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez, que compareció el pasado miércoles. Quedaron “lagunas” , pero el hecho de haber comparecido el número dos del Ministerio, como exigió el PSOE, fue suficiente para no reprobar al ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz. “No se olvide que si no fuera por el PSOE ya no se hablaría de los 15 inmigrantes fallecidos y de lo que ocurrió”, reivindican en la dirección socialista. Y no van a dejar el asunto.

El PP rechazará la petición de dimisión del responsable de la Guardia Civil. El PSOE exige su destitución por “lo que dijo y por lo que no dijo”, según ha justificado el líder del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba. El PSOE no sabe aún qué votará el PP sobre otras de sus peticiones relacionadas con el control de fronteras y siempre como centro lo que ocurrió el 6 de febrero, “para que no vuelva a ocurrir”.

El portavoz de Interior del Grupo Socialista, Antonio Trevín, defenderá en su moción la retirada de las concertinas — dado que se van a instalar mallas antitrepa— y que no vuelva a utilizarse el material antidisturbios que se empleó esa noche cuando los inmigrantes trataban de llegar a la playa ceutí del Tarajal.

“La previsión falló, hubo descoordinación y faltó proporcionalidad en la manera que se trató a los inmigrantes”, señalan las fuentes socialistas para indicar por dónde irá la moción del grupo socialista que se someterá a votación del Congreso. La preocupación por el agravamiento de la situación en Ceuta y Melilla, aumentado por el caso de meningitis de un joven subsahariano que entró en la segunda de las ciudades hace unos días hace dudar a la dirección socialista de cómo abordar la situación. Las organizaciones sociales que trabajan con los inmigrantes informan al PSOE de la situación insostenible que se vive en los centros de internamiento de extranjeros con el riesgo de graves problemas sanitarios.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Anabel Díez
Es informadora política y parlamentaria en EL PAÍS desde hace tres décadas, con un paso previo en Radio El País. Es premio Carandell y Josefina Carabias a la cronista parlamentaria que otorgan el Senado y el Congreso, respectivamente. Es presidenta de Asociación de Periodistas Parlamentarios (APP).

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_