Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

16 ONG critican a Madrid y Rabat ante los embajadores africanos por Ceuta

Lamentan “la falta de sensibilidad y de humanidad del Gobierno español”

La reunión se produjo el pasado jueves en la residencia oficial del embajador de Angola en España, Víctor Lima, que es ahora el decano de los representantes de los países africanos acreditados en Madrid. Estaban varios embajadores o los máximos consejeros en funciones de esas legaciones. Más de una decena. Víctor Lima acababa de asumir ese puesto honorífico porque el hasta ahora titular, el embajador en Gabón, ha sido nombrado hace un mes ministro de Trabajo en su país. Sobre la mesa estaba en discusión la tragedia ocurrida en la frontera de Ceuta, donde fallecieron ahogados al menos 15 inmigrantes de varios países africanos. Y entonces el embajador Lima suscitó la posibilidad de dejar entrar en la sala a los portavoces de 16 organizaciones no gubernamentales y humanitarias radicadas en ese continente, que habían pedido audiencia y que querían plantear algunas quejas sobre su comportamiento demasiado dócil al respecto.

Algún embajador mostró sus reparos. No les parecía conveniente darle ese protagonismo a unos portavoces de los que no se conocía su verdadera representatividad. Pero las ONG acabaron entrando. Y efectivamente no fueron nada contemplativos. Fueron muy críticos tanto con España como Marruecos por el trato que se les deparó esa trágica noche a los inmigrantes y pidieron una protesta formal y pública. No había en la sala ningún representante del Gobierno español pero sí estaba el número dos de la Embajada de Marruecos, que todavía no ha ratificado oficialmente a su nuevo embajador en España.

Los embajadores africanos solo les dejaron leer un comunicado y tras la lectura no permitieron más intervenciones. Pero el documento era suficiente. En la carta lo que plantearon las ONG fue, primero, una condena a la actuación de la policía española y la gendarmería marroquí. También lamentaron “la falta de sensibilidad y de humanidad del Gobierno español” al abordar esa tragedia en sus apariciones públicas y en el Congreso de los Diputados, en alusión a las intervenciones del propio ministro Jorge Fernández y del director general de la Guardia Civil, Arsenio Fernández de Mesa.

Pero a los embajadores lo que les sentó peor fue cuando les dijeron a la cara que no entendían su “silencio” ni “el mutismo de los Gobiernos africanos cuyos ciudadanos han sido llevados a una muerte tan abyecta como evitable; ni la ausencia de reacción de la Unión Africana ante la Unión Europea por esos crímenes”.

Más información