Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Barcina se atrinchera: “Hay bajas posibilidades de adelantar elecciones”

La presidenta de Navarra ofrece "acuerdos" al PSOE para seguir gobernando en la comunidad

Yolanda Barcina, presidenta de Navarra. Ampliar foto
Yolanda Barcina, presidenta de Navarra.

El cierre de la controversia sobre si el PSN presentaba o no una moción de censura contra la presidenta navarra, Yolanda Barcina (UPN), no supone que se desbloquee el panorama político de la comunidad foral. El veto de la ejecutiva federal a la intención de los socialistas navarros de buscar una salida forzosa de la presidenta, que necesitaba los siete votos de Bildu, ha trasladado ahora la crisis interna al PSN. Los puentes entre regionalistas y socialistas siguen tan rotos como hace tres semanas, cuando estalló la controversia sobre gestión de la Hacienda navarra, génesis de esta polémica institucional.

Yolanda Barcina gobierna con solo 19 de los 50 escaños del Parlamento foral desde junio de 2012, cuando expulsó a los socialistas del Gobierno de coalición pactado un año antes. Barcina señala que aquella ruptura se debió a que Roberto Jiménez, el líder del PSN, hacía "oposición dentro del Gobierno", pero se muestra dispuesta a volver a llegar a acuerdos con los socialistas. "Con un poco de tiempo y serenidad se puede volver a un acuerdo", ha apuntado Barcina en declaraciones a EL PAÍS.

La presidenta señala que la probabilidad de que pueda haber elecciones anticipadas es "baja" y asegura que no se marca plazos concretos para estudiar los posibles acuerdos que permitan terminar la legislatura, de la que quedan 14 meses. Barcina considera que "se deben dejar atrás personalismos" y se muestra dispuesta a sentarse con Jiménez o hacerlo a través de otros miembros de sus equipos. La líder de UPN reconoce que durante esta última crisis llamó al secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, pero este no le cogió el teléfono, aunque ella ha mantenido interlocución "indirecta" con el PSOE.

La confianza entre UPN y PSN está rota desde 2012, tras un tormentoso año de Gobierno de coalición, pero Yolanda Barcina insiste en mostrarse como un socio fiable. "He acordado muchas veces con el PSN y creo en la fórmula de Gobierno de coalición con ellos", asevera la presidenta navarra, que pone como ejemplo que en octubre ofreció "el mismo acuerdo económico que el PSE aprobó con el PNV en Euskadi". Añade que en ningún momento se planteó dimitir durante la crisis en torno a las acusaciones sobre la Hacienda foral, porque "esas acusaciones se han demostrado falsas y debía defender el buen nombre del Gobierno" y cree que quien pensara que la presión en torno a la moción de censura le llevaría a disolver el Parlamento la “conoce muy poco”.

El líder del PSN afirma que en algunos momentos barajó dimitir

Tres semanas después del inicio de esta crisis, el problema se traslada al PSN, donde el pasado jueves se vivió un duro debate sobre el acatamiento del veto del PSOE a la moción de censura. En el comité regional, el líder socialista Roberto Jiménez fue cuestionado por su gestión de esta crisis. Este viernes, mientras, acudía a mostrar el descontento del partido navarro a Pérez Rubalcaba con su veredicto.

En una entrevista en la Cadena SER, Jiménez ha reconocido que barajó dimitir "en algunos momentos", pero no lo hizo porque cree que debe dar la cara en un momento difícil y porque considera "kafkiano" que el PSN sea quien pague una crisis institucional provocada, a su juicio, por Barcina. Sobre la necesidad de los votos de Bildu en la moción de censura, Jiménez ha afirmado que "Bildu, del Ebro para abajo, no se ve igual que aquí". Sin embargo, ha lamentado que tanto él como el diputado Juan Moscoso tuvieran que ser escoltados a la salida del comité regional del jueves por "el acoso de personas de ese entorno", algo que, ha dicho, "demuestra el talante que tienen".