Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Partido X se presentará a las europeas pero busca candidato

La red tiene el apoyo de Falciani, el informático que desveló a 130.000 evasores fiscales

Herve Falciani, en una rueda de prensa del Partido X el pasado 29 de enero. Ampliar foto
Herve Falciani, en una rueda de prensa del Partido X el pasado 29 de enero. REUTERS

El Partido X, surgido hace un año con el objetivo de representar la "voz de la ciudadanía" en las instituciones, ha declarado este lunes que se presentarán a las elecciones europeas. Su candidato, sin embargo, sigue siendo una incógnita. Cualquier persona puede proponer a alguien. Cualquiera puede ser eurodiputado, siempre y cuando "sean personas competentes, preparadas, honradas y capaces", han explicado miembros del partido en una rueda de prensa en el Ateneo de Madrid.

La red ciudadana ha dado a conocer el método que va a seguir para configurar la lista con la que concurrirá a las europeas de mayo. Los interesados deben estar registrados o ser registrados en lo que denominan como Agenda X. Se configurarán dos listas: los candidatos propuestos por los ciudadanos y los planteados por el mismo partido. Los más nombrados deberán de demostrar que no tienen antecedentes penales o de corrupción; que no son miembros de otros partidos y que apoyan el programa y estén dispuestos a defender el mantra de la red: Democracia y punto. Los seleccionados se deberán someter a lo que denomina el partido como "fogueo", un evento en el que los simpatizantes de la red podrán realizar cualquier pregunta. La última parte es celebrar una votación libre y secreta

El partido no está solo. Está arropado por personalidades que han sido reconocidas por sus diversas acciones valoradas como "positivas". El más nombrado es Hervé Falciani, el informático italo-francés responsable de haber desvelado la lista HSBC en Suiza con la identidad de más de 130.000 evasores fiscales. No ha descartado su nombre como representante en Bruselas, pero ha destacado que su participación dentro del partido consiste en plantarse en contra de la nula transparencia que existe en los Gobiernos. “El dinero negro forma parte de nuestros Estados, la mentira es hacer creer que los responsables son ciertas personas. Si el dinero sale de nuestro país es que no estamos tomando las decisiones correctas. Vamos a luchar con todos los medios que tenemos y con ciudadanos valientes”, ha sentenciado el informático. Los aplausos de las aproximadamente 300 personas presentes no tardaron en surgir, más calurosos y más fuertes que con los otros ponentes.

Falciani ha aportado un software destinado a analizar los cruces de transacciones financieras entre bancos. El objetivo es que, a través del rastreo de esa información, se puedan detectar fraudes bancarios. Algunos miembros del partido niegan que la presencia del italo-francés como colaborador de esta red, haya sido causa de la atención mediática que están comenzando a recibir. El partido cuenta con más de 40.000 seguidores en Facebook y más de 30.000 en Twitter. Otra de las participantes estelares de la rueda de prensa, ha sido Elena Alfaro quien consiguió que el Congreso aprobara una disposición para fomentar el intercambio de los libros de texto. “El único secreto es no rendirse jamás”, ha concluido su exposición Alfaro.

“No queremos solucionarlo todo [...] hacemos un llamamiento para renovar la manera en que los ciudadanos actuamos en la agenda política, nosotros debemos ser la agenda política”, ha sentenciado Simona Levi, una de las portavoces del partido. La red defiende cuatro mecanismos para conseguir una democracia: transparencia en la gestión pública, poder legislativo y ejecutivo con control ciudadano; derecho a voto real y permanente; referéndum obligatorio y vinculante.

Sin embargo, no presentan una postura clara, ni una solución concreta a los debates presentes en la actualidad. Un día antes de esta rueda de prensa, EL PAÍS preguntó a tres de sus colaboradores sobre las propuestas que tenían para enfrentar problemas como la inmigración, así como su opinión respecto a la reforma del PP de la llamada justicia universal, o sobre el papel de la monarquía española, o sobre el referéndum de Cataluña. La respuesta fue: “No hablamos de temas que no hemos trabajado. No lo tenemos detallado en el programa”.

Si alguno de los candidatos propuestos por el partido llegase a ser eurodiputado, recibiría casi la mitad del salario de lo que reciben actualmente los que se encuentran en Bruselas. “Defendemos un recorte drástico del sueldo de los políticos equiparándolo al sueldo de la media de la población [...] supresión de los privilegios en el pago de los sueldos, impuestos, dietas, inmunidad, años de cotización y pensiones”, ha explicado esta red ciudadana. Es decir, que si actualmente un eurodiputado recibe 6.200,72 euros netos al mes, uno miembro del Partido X recibiría 3.387,69 euros, y tendría que comprometerse a utilizar el resto del dinero en proyectos que vayan acorde al programa del partido.

Más información