Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Es el derecho a decidir del Congreso”

Rosa Díez logra el apoyo del PP al rechazo al plan de Mas

Tiene en su mano que el PSOE se sume a uno de los apartados de la moción

“Es el derecho a decidir del Congreso” Ampliar foto

El 86% del Congreso de los Diputados ha expresado este miércoles su rechazo desde la tribuna de oradores al plan soberanista de Artur Mas. UPyD, PP y PSOE, con distinto tono y diferente nivel de dureza rechazaron la consulta que CiU, ERC e ICV quieren celebrar en noviembre en Cataluña.

Solo las reticencias del PSOE a uno de los puntos de la iniciativa de UPyD impedirán que esta mayoría clara de rechazo a la consulta se refleje en la votación que se celebra este jueves.

Lo que se debatía este miércoles y se votará este jueves es una moción de UPyD que rechaza ese plan y pide que se cumplan la ley y las resoluciones judiciales.

A la primera parte ni el PSOE ni el PP tienen nada que objetar. Para la segunda parte, el PP presentó una enmienda que el partido de Rosa Díez aceptó y que cita expresamente el artículo 118 de la Constitución, que obliga a las Administraciones a cumplir las sentencias. Y ahí está el problema, porque los socialistas entienden que es una obviedad aprobar ese apartado y anuncian que se abstendrán en ese punto. El dilema lo resolverá este jueves Rosa Díez: si acepta la enmienda del PP, no podrán votarse los dos puntos por separado porque lo impide el reglamento, y la moción tendrá el apoyo de los populares y la abstención del PSOE. Si no acepta la enmienda del PP, el punto del rechazo saldrá adelante con el 86% de los votos y el segundo no será aprobado.

La moción tiene alto valor político y simbólico y se anticipa a la que se producirá a finales de marzo o principios de abril sobre la proposición de los partidos catalanes para que se transfiera a Cataluña la competencia para convocar consultas.

Esta estrategia de UPyD ha provocado cierta incomodidad al PSOE y el rechazo absoluto de los partidos nacionalistas catalanes, con el PNV como añadido, que acusaron ayer a Rosa Díez de utilizar el asunto por “un puñado de votos”. Los socialistas temen que UPyD les ponga trampas para buscar dejar en evidencia una supuesta debilidad frente a la consulta, a pesar de que el PSC se ha opuesto radicalmente al plan. Pero, al tiempo, el PSOE anda con pies de plomo para que no se repita la ruptura de disciplina de voto de sus diputados catalanes. Su decisión firme es abstenerse si no se pueden votar los dos artículos por separado.

La líder de UPyD reivindicó el “derecho a decidir del Congreso”, en alusión al “derecho a decidir” que se invoca en Cataluña. Según explicó, se trata de que el órgano de representación de la soberanía nacional ejerza su función, ya que toda España tiene que tener capacidad para decidir sobre el futuro de Cataluña.

Aseguró que la consulta es ilegal y que la Generalitat está incurriendo ya en vulneraciones de la ley al desobedecer la suspensión de la resolución soberanista del Parlamento de Cataluña que decretó el Tribunal Constitucional hasta que decida sobre el fondo.

El socialista Ignacio Sánchez Amor pidió “más política”, acusó a UPyD de intentar competir en la ultraderecha con Vox y aseguró que lo que pretende es “echar gasolina” en un debate muy enconado que exige diálogo. El popular Antonio Gallego acusó a los nacionalistas catalanes de “ensuciar la imagen de Cataluña”.

La réplica la dieron Montserrat Surroca (CiU), Alfred Bosch (ERC) y Joan Coscubiela (ICV), quienes defendieron la capacidad del pueblo catalán para decidir soberanamente sobre su futuro. Bosch abrió su intervención de réplica a Díez con una versión libre de un refrán popular: “Santa Rita Rita, la soberanía de Cataluña ni se da ni se quita. Es inalienable”.