Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una visita destapó a la pareja etarra

Narváez trabajaba de quiropráctico y Alberdi daba clases de yoga en Puerto Vallarta

Sus dos hijos, de 17 y 19 años, ignoraban su pasado criminal

Juan Jesús Narváez Goñi e Itziar Alberdi Uranga a su llegada a España. Ampliar foto
Juan Jesús Narváez Goñi e Itziar Alberdi Uranga a su llegada a España.

Los etarras Juan Jesús Narváez Goñi, Pajas, y su compañera Itziar Alberdi Uranga llevaban 22 años huidos de España. Vivían totalmente aislados en México. Sin ningún contacto con el resto de la colonia etarra asentada en América. Eran los activistas huidos sobre los que pesa un mayor número de asesinatos. Durante 22 años no hubo la menor pista de ellos, hasta que recientemente se reunieron con una persona y eso, según fuentes de la investigación, condujo hasta ellos.

Narváez y Alberdi fueron detenidos el pasado fin de semana en Puerto Vallarta (Estado de Jalisco). Después fueron trasladados a México D. F., donde fueron embarcados en un vuelo con destino a Madrid, tras ser expulsados del país por residir ilegalmente en él. Su localización fue el resultado de una operación de la Comisaría General de Información española y el servicio de inteligencia mexicano (CISEN).

Narváez trabajaba de quiropráctico y Alberdi era profesora de yoga en el centro cultural Inkarri Vallarta. En la ciudad, él era conocido como Juan Manuel Ruiz García y ella como Eva Barreña, según declaró el escultor Francisco Quintero al diario mexicano La Jornada. Ambos son padres de dos jóvenes —de 17 y 19 años— que usaban los apellidos falsos de sus padres y que, además, ignoraban por completo su pasado criminal, según fuentes de la investigación. Los jóvenes, que también han sido trasladados a España, han quedado al cuidado de un tío paterno.

La casa donde residían los dos etarras. ampliar foto
La casa donde residían los dos etarras. EFE

Narváez y Alberdi están acusados de un amplio historial de delitos terroristas cometidos en España durante los años ochenta y noventa del siglo pasado.

Itziar Alberdi formó parte del comando Madrid antes de integrarse en 1990 en el comando Ekaitz, del que también formaban parte Narváez y el general etarra José Luis Urrusolo Sistiaga.

Narváez formó parte del comando Ekaitz desde finales de 1990 hasta febrero de 1992, fecha en la que el grupo fue desarticulado tras la detención de uno de sus miembros y la huida del resto. Durante ese tiempo participó presuntamente en la mayor parte de los 27 atentados cometidos por este grupo terrorista. Narváez fue filmado por una cámara de seguridad en Barcelona, junto a Urrusolo Sistiaga, el 13 de diciembre de 1991, tras el asesinato de dos policías en un taller.

Tomó parte también, presuntamente, en la preparación de dos coches bomba: uno, el que causó la muerte a dos policías municipales y al conductor de una grúa en la localidad de Muchamiel (Alicante), el 16 de septiembre de 1991; y otro, en el que falleció un policía en Murcia el 10 de febrero de 1992. Igualmente, se le considera el autor del asesinato del consejero de Estado y catedrático Manuel Broseta, el 15 de enero de 1992. Con anterioridad, el 4 de marzo de 1991, participó presuntamente en el asesinato de José Edmundo Casañ Pérez-Serrano, directivo de Ferrovial en Valencia.

La pareja pasará este miércoles al juzgado central de Instrucción número 2 de la Audiencia Nacional, que los pondrá a disposición de los juzgados en los que tienen causas pendientes. Así, será a partir del jueves cuando deberán comparecer ante los juzgados 1, 4 y 5 de la misma Audiencia, que son los que tienen abiertos procedimientos contra ambos.