Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La versión oficial sobre Ceuta amenaza la continuidad del jefe de la Guardia Civil

La vicepresidenta respalda la actuación del instituto armado, pero elude mencionar a su responsable

Fernández de Mesa negó la utilización de pelotas de goma que confirmó este jueves el ministro

El PSOE exige al Gobierno que aclare si ampara la orden de disparar a los inmigrantes

La versión oficial sobre Ceuta amenaza la continuidad del jefe de la Guardia Civil pulsa en la foto

Lo negaron una y otra vez, tanto el delegado del Gobierno en Ceuta como el director de la Guardia Civil. Pero el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, desmintió este jueves a todos sus subordinados en la comisión de Interior del Congreso y finalmente admitió lo que decían las ONG y los propios inmigrantes supervivientes desde el primer momento: la Guardia Civil disparó pelotas de goma al agua mientras los inmigrantes intentaban entrar en España superando el espigón fronterizo.

Ese desmentido al director de la Guardia Civil, Arsenio Fernández de Mesa, llegó a la oposición socialista a solicitar su destitución inmediata. Fuentes del Ministerio del Interior desmienten que el cese se vaya a producir.

La vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, ha respaldado en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros la intervención en la comisión del ministro y ha defendido "la labor humanitaria y profesional" de la Guardia Civil, realizada "con proporcionalidad y respetando derechos fundamentales". Sin embargo, y pese a que se le ha preguntado si respalda al director de la Guardia Civil, ha eludido mencionarlo. Según la explicación que ha ofrecido Santamaría, las contradicciones entre el director del instituto armado y el ministro fueron fruto de informaciones incompletas que se dieron en un primer momento. "La de ayer fue una muestra de transparencia en un plazo muy breve", ha defendido la portavoz del Gobierno, que, ante la petición de que se den a conocer todos los vídeos de lo que ocurrió en la frontera con Marruecos, ha dicho desconocer si existen esos vídeos y se ha remitido a las explicaciones del ministro en la comisión.

El PSOE ha exigido también este viernes, por boca del diputado Antonio Hernando, portavoz en la Comisión de Interior, a la vicepresidenta del Gobierno que aclare si ampara la orden de disparar contra los inmigrantes en el mar y si ampara "las mentiras del director general de la Guardia Civil". "Alguien tiene que asumir las responsabilidades por dar la orden de disparar contra los inmigrantes en el mar y también por mentir", ha señalado. Además, Hernando ha emplazado al ministro a aclarar quién dio la orden de disparar: "Si los muertos fueran españoles, blancos y con DNI, el director general de la Guardia Civil y el delegado del Gobierno ya no estarian en sus puestos".

En los sucesos de Melilla 14 inmigrantes murieron ahogados -se han recuperado 12 cadáveres-. Algunas ONG aseguran que las pelotas de goma, los disparos de fogueo y el miedo y ansiedad que generaron pudieron contribuir a que se ahogaran. El ministró negó este extremo, aseguró que las pelotas se dispararon al agua pero lejos de donde estaban los subsaharianos, y que en ningún momento se puso en peligro su vida.

Fernández Díaz ofreció muchos detalles novedosos y contradictorios con anteriores versiones oficiales sobre lo que sucedió el pasado 6 de febrero en la playa del Tarajal de Ceuta, un día en que se teme que hasta 14 personas perdieran la vida en su intento desesperado por llegar a Europa.

"Las devoluciones son ilegales"

La Subcomisión de Extranjería del Consejo General de la Abogacía Española (CGAE) asegura que devolver sobre la marcha como se hizo en Ceuta a inmigrantes recién llegados a nado a la costa es "una ilegalidad manifiesta" pese a lo que "invente" el ministro del Interior, quien hoy ha defendido esta práctica diciendo que es "política de Estado" y que obedece a "un concepto operativo" que adapta la legislación a las circunstancias particulares de las ciudades autónomas.

El ministro reconoció por primera vez que la Guardia Civil lanzó pelotas de goma desde tierra al agua, “pero nunca desde la valla ni tampoco desde el mar”, añadió. También admitió que se dispararon “cartuchos de proyección, que son de fogueo, que solo hacen ruido, que pretendían disuadir a los inmigrantes para que no pasaran a las aguas españolas”. Además se lanzaron unos fumígenos (bombas de humo) “que no funcionan en el mar” pero que intentaban, explicó, delimitar una imaginaria línea fronteriza entre las aguas marroquíes y las españolas para que los inmigrantes no pasaran a aguas españolas.

El punto clave de la comparecencia estaba en los disparos, porque ahí podría estar el gran error y la posible responsabilidad indirecta en la tragedia. El ministro insistió en que en ningún momento se apuntó a los inmigrantes, pero la denuncia de las ONG nunca dijo eso, sino simplemente que esos disparos aterrorizaron a los inmigrantes y amplificaron la tragedia. Para protegerse de esta acusación, que negó en todo momento, Fernández Díaz aseguró que los disparos cesaron “cuando el oficial entendió que podía ponerse en riesgo la vida de los inmigrantes”. El ministro tampoco ofreció el soporte documental ni los vídeos para mostrar con detalle esta actuación policial que él consideró en todo momento adecuada. De momento la Guardia Civil solo ha dado a conocer una parte de sus grabaciones para mostrar la violencia con la que se emplearon los subsaharianos en su intento por saltar la frontera.

En cualquier caso, este nueva versión contradice la información que facilitó el delegado del Gobierno en Ceuta, Francisco Antonio Fernández, que negó la utilización de este material. También el director general de la Guardia Civil, Arsenio Fernández de Mesa, dijo en la cadena SER que en ningún caso se habían utilizado pelotas de goma en el agua. “Pelotas de goma en la mar, no. Los datos que yo tengo es que se han utilizado en la valla”, aseguró. Es exactamente lo contrario de lo que este jueves dijo el ministro. La contradicción era tan evidente que los diputados de la oposición reprocharon al ministro que esta fuera “la cuarta versión oficial” y le preguntaron si habría una quinta. Otros, como el socialista Antonio Trevín, hablaron de hasta ocho versiones.

CGT presenta una denuncia a la fiscalía y exige una investigación

EP

El sindicato CGT ha presentado este viernes una denuncia ante la Fiscalía General del Estado para que se investigue la tragedia de la playa de El Tarajal, con el objetivo de que "se depuren responsabilidades". La secretaria de Acción Social del colectivo, Irene de la Cuerda, exige que se aclaren si la Guardia Civil respetó las leyes; ya que, según el sindicato, se "deduce una vulneración de los derechos humanos" en las prácticas reconocidas: como el disparo de pelotas de goma, material de fogueo y bombas de humo, así como la deportación sobre la marcha de cuantos inmigrantes alcanzaron suelo español.  "Es un tema al que no se le puede echar tierra encima esperando a que pase el interés de los medios", ha señalado De la Cuerda, que ha creído necesario que se depuren las responsabilidades del director general del instituto armado y del propio ministro de Interior.

Más información