Villalobos desafía en solitario el cierre de filas del PP por el aborto

La diputada será multada con 500 euros por votar contra la reforma Gallardón

Foto: atlas | Video: ATLAS

Por mucho desmarque que haya de dirigentes regionales del PP a la reforma del aborto y por muchas críticas en voz baja al proyecto de ley impulsado por Alberto Ruiz-Gallardón y su oportunidad que se vayan conociendo, la disciplina de voto se impone en el Grupo Popular. Los diputados del PP, que en definitiva son los que tendrán que ratificar la ley cuando llegue dentro de unos meses al Congreso, rechazaron ayer por segunda vez en esta semana las iniciativas de la oposición pidiendo la retirada de la controvertida reforma legal.

La única excepción fue la diputada y vicepresidenta del Congreso, Celia Villalobos, que de nuevo rompió la disciplina de voto de su grupo y apoyó una parte de una iniciativa de Izquierda Unida que pedía “no atentar contra los derechos fundamentales de las mujeres” y no modificar la actual ley “si no es para garantizar y ampliar los derechos reconocidos en el texto vigente”. Le caerá una sanción de un 500 euros, la cuarta que le imponen en su trayectoria por iniciativas sobre el aborto. Y aún deberá afrontar el pago de más futuras multas si el ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, se sale con la suya y el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, le autoriza a seguir adelante. O si la oposición mantiene su propósito de mantener presente en el Congreso el asunto en forma de nuevas proposiciones no de ley y otras mociones.

“Ella es muy previsible, tampoco es una sorpresa para nadie”, dijo sobre Villalobos el portavoz del Grupo Popular, Alfonso Alonso. Otros dos diputados del PP se equivocaron al apretar el botón y no serán sancionados al explicarlo. Lo curioso es que uno de ellos, Eugenio Azpiroz, es militante activo de grupos antiabortistas. No acertó en la misión de pulsar el botón del NO.

La de ayer fue una votación pública. Villalobos sí votó con su grupo el martes cuando se sometió a votación en secreto una proposición no de ley del PSOE. Según explicó, lo hizo porque quería dejar claro su rechazo a la estrategia de la oposición para dividir a su grupo, pero ayer dejó patente su discrepancia. Hubo al menos tres diputados del PP que, obviamente, no pueden ser identificados, y que el martes no votaron con su grupo cuando se sometió al pleno la proposición del PSOE en contra de la ley. Esos tres diputados que rompieron la disciplina de voto en secreto, no lo repitieron ayer cuando les hubiera supuesto una multa y que se hicieran públicos sus nombres.

En todo caso, con el resultado de las dos votaciones la dirección del Grupo Popular respiró aliviada, porque asegura que demuestra tener controlada la situación si el anteproyecto de ley termina llegando finalmente a las Cortes. El desconcierto entre los dirigentes del PP y ministros que entienden que les puede dañar electoralmente la aprobación de la ley no se traduce por el momento en ruptura de la disciplina de voto.

Esa satisfacción se extiende lógicamente al Ministerio de Justicia, que abandera la reforma y que da por hecho que tras las elecciones europeas de mayo el proyecto de ley seguirá su tramitación. Solo estaría en peligro, aseguran, tras una abultada derrota electoral del PP en esos comicios, de la que podría deducirse una relación de causa efecto.

Explican que, una vez que el texto superó en diciembre el Consejo de Ministros, con autorización del presidente del Gobierno, el anteproyecto ya es de todo el Ejecutivo. De hecho, en aquel Consejo de Ministros solo intervinieron dos miembros del Gobierno y los dos ministros que hablaron fue para respaldar el texto que presentaba Gallardón.

Por otra parte, el Secretario General del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, acusó al PP de dar un “paso atrás” para imponer su moral a toda la sociedad.

“¿De qué se ríen? ¿De qué se ríen esos diputados del PP que aparecen en la foto? Acaban de ganar una votación. Es normal que se rían. Pero no era una votación cualquiera: se decidía si la reforma que impulsa Rajoy de la Ley del Aborto seguía adelante. Se ríen porque han dado un paso más para imponer su moral a toda la sociedad y mientras cercenan la libertad de las mujeres”, añadió Rubalcaba sobre la fotografía en la que los diputados del PP celebraban su victoria.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS