Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
HACIA EL FINAL DE ETA

“La tragedia son los 836 asesinados, pero ETA no ha logrado nada”

El periodista Luis R. Aizpeola marca los diez hitos del fin del terrorismo en el libro “Los entresijos del final de ETA”

ETA camina de manera inexorable hacia su fin y en breve se darán nuevos pasos, “sin que haya logrado ninguno de los objetivos por los que ha estado matando 40 años”. Esta afirmación del periodista Luis Rodríguez Aizpeolea se sustenta en datos, hechos incontestables e informaciones que ha recopilado durante años fundamentalmente en su labor como corresponsal político en El PAÍS y uno de los máximos expertos en España de ETA y del mundo abertzale radical. Todo su bagaje lo ha volcado en el libro Los entresijos del final de ETA. Un intento de recuperar una Historia Manipulada, publicado por Catarata y presentado en Madrid en el centro cultural Blanquerna. “La terrible tragedia son los 826 asesinados para no lograr absolutamente nada, nada”, ha enfatizado Aizpeolea, antecedido en la presentación por el periodista José María Izquierdo, vinculado desde hace más de 30 años a los medios del Grupo PRISA.

En primera fila escuchaban a Aizpeolea el secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, la vicesecretaria general; Elena Valenciano, el diputado vasco Txiki Benegas y el magistrado José Antonio Martín Pallín. Tanto Rubalcaba como Benegas y el diputado Ramón Jáuregui, también en la abarrotada sala, fueron mencionadas por el autor al haber sido testigos y protagonistas de algunos de los “diez hitos” en los que Aizpeolea ha glosado el comienzo del fin de ETA.

Entre esos hitos está la disolución de ETA político-militar; el Pacto de Ajuria Enea, las distintas conservaciones de los diferentes gobiernos...  hasta llegar al 20 de octubre de 2011, cuando ETA anunció el fin de la violencia. No ha habido una rendición ni una negociación, sino que el fin, sobre el que el periodista vasco no alberga dudas, "ha sido consecuencia del acoso policial, judicial y social sobre la banda terrorista”, explica Aizpeolea. La necesidad de hacer pedagogía ahora, pero también antes, hubiera sido imprescindible porque el autor sostiene, y lo fundamenta en su libro, que “ETA ha estado asesinando 40 años para nada”. No ha habido “paz por presos”, ni han conseguido la anexión de Navarra al País Vasco, ni se ha producido la autodeterminación de Euskadi”, ha recordado el periodista, dado que esas eran las exigencias de la banda terrorista. Sí, ha sido lento, muy lento, en parte porque durante años ETA gozó de apoyo social que también poco a poco ha ido perdiendo.

La crítica al Gobierno por no haberse adelantado a los hechos y explicar a la opinión pública lo que podría pasar - como ha sido el excarcelamiento por el fin de la doctrina Parot – la ha expuesto Aizpeolea con consternación, dado que el Ejecutivo del PP tenía muchas bazas para explicar en España y en el mundo el final de ETA. “La banda terrorista no ha ganado, ha ganado la democracia”, ha insistido.

En este argumento se ha detenido el presentador del libro, José María Izquierdo, para mostrar también su perplejidad por la actitud del Gobierno que preside Mariano Rajoy. Si un observador extranjero contempló la foto de Durango en la que una sesentena de expresos de ETA aparecían para apoyar la decisión de los presos de acatar la legalidad penitenciaria, con seguridad invocaría el buen hacer del Gobierno, ha dado Izquierdo por seguro. Pero no ha sido así. Pedagogía, han insistido. Y esto es lo que le ha llevado a Aizpeolea a elaborar este libro.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >