Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Carta abierta a Artur Mas

En su “vía catalana” el problema no es la independencia, sino la falta de democracia No se compensa con la estimación de votos previsibles

Estimado President: La relación epistolar suele establecerse entre personas de análoga posición, y este no es lógicamente nuestro caso. Pero el incumplimiento de esa regla por su parte, al escribir de igual a igual a los presidentes de la UE, me anima a vulnerarla, más aún teniendo en cuenta que existe el antecedente de una cordial discusión entre ambos, interrumpida en nombre del respeto debido por un contertulio autoritario. Yo ponía entones en cuestión que usted hablara en nombre de Catalunya, como si fuese una persona colectiva encarnada en su palabra, cuando aún era solo líder de la oposición. De ahí que ahora me dirija a usted también de igual a igual, como ciudadano de España, de la cual hoy forma democráticamente parte Catalunya.

Ahora sigue usted hablando en nombre de Catalunya, y tiene para ello pleno derecho. No es lícito empero que esa Catalunya de la cual es presidente, y casi nuevo Moisés, pueda ser considerada tal prescindiendo de quienes rechazan el objetivo de la independencia, más de la mitad antes del 11-S-2011, y aún una proporción sensible. En su “vía catalana” el problema no es la independencia, sino la falta de democracia, que no se compensa con la estimación de votos previsibles. La democracia no es un resultado, sino un procedimiento a respetar escrupulosamente, y su Gobierno la ha sustituido por un ejercicio permanente de manipulación y propaganda. Un independentista demócrata hubiera proclamado su objetivo, justificado las ventajas de la secesión y abierto un prolongado debate público en condiciones de igualdad.

Su Gobierno ha sustituido la democracia por un ejercicio permanente de manipulación y propaganda

Su Gobierno ha elegido otro camino, sin duda más eficaz, descalificando de raíz las alternativas (statu quo, federalismo), en una operación permanente de márketing que no vacila en utilizar denuncias demagógicas (“España nos roba”, “el expolio”), promesas ridículas (Catalunya independiente, aliada de España) y puras y simples falsedades, sobre la permanencia de Catalunya en la UE o sobre la constitucionalidad de la “consulta” a pesar de la sentencia del TC de 11-S-2008. Ha conseguido que cualquier crítica al independentismo catalán sea juzgada una agresión y, por lo mismo, excluido todo debate ilustrado. Felicidades por el éxito, ¿pero no ve que esa forma de generación del consenso es, desde los años 30, propia de regímenes no democráticos? ¿Y que, en caso de triunfar, esa homogeneización de la sociedad catalana en torno al eje pureza (independentismo) vs. impureza (españolismo) tiene un nombre: totalismo? Agudizado por el llamamiento al odio: “Catalunya contra España”. Dicho en otros términos, su catalanismo se desplaza de Espriu a Dencàs. Triste balance.

La Constitución admite la reforma, y en la misma puede inscribirse su objetivo político. Pero eso no le interesa. Catalunya, el conjunto de España, lo pagarán.

Atentamente…

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS