Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

España hace campaña por el Consejo de Seguridad de la ONU

Rajoy agasaja a representantes permanentes ante la ONU de 32 países

Ampliar foto
Rajoy posa para la foto de familia con los representantes permanentes ante la ONU de una treintena de países.

“No tengan duda de que el compromiso de mi país con las Naciones Unidas, con la paz y la seguridad internacionales, con el desarrollo sostenible y con los derechos humanos permanece inalterable y está plenamente arraigado en la opinión pública”. El presidente Mariano Rajoy se dirigió el jueves con estas palabras a los representantes permanentes ante la ONU de 32 países de los cinco continentes, muchos de ellos microestados de la Polinesia o el Caribe, pero también algunos del peso de Egipto o Bolivia. La característica común, según fuentes diplomáticas, es que todos padecen problemas hídricos y, por eso, se les ha invitado a un seminario en el que España hará valer sus aportaciones en este campo, como el fondo del agua, dotado con mil millones de dólares desde 2009. Otra característica común a todos ellos es que todos, sin importar su tamaño, disponen de un voto en la Asamblea General de la ONU que, en octubre próximo, debe elegir a los miembros rotativos del Consejo de Seguridad para el bienio 2015-16. España, Nueva Zelanda y Turquía se disputan los dos asientos del bloque occidental. Y cada voto cuenta.

De ahí la campaña de persuasión de los embajadores ante la ONU que, además de ser recibidos por Rajoy en La Moncloa, tuvieron una audiencia con el Príncipe en la Zarzuela y el viernes serán agasajados por el ministro José Manuel García-Margallo. El sábado está previsto que hagan una visita turística a Córdoba.

En marzo vendrá a España un segundo grupo de embajadores y en junio, el último. El Gobierno español lleva más de un año recabando el apoyo de un centenar de gobiernos, pero el voto en la Asamblea General es secreto, por lo que solo los embajadores saben con seguridad lo que votan. El Ministerio de Asuntos Exteriores no ha rebelado cuál es el coste de la campaña para entrar al Consejo de Seguridad. Solo se sabe que la partida con la que se sufraga este tipo de gastos, dotada con 630.000 euros, se ha incrementado en 130.000.