Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rubalcaba cree que las Cortes y el Constitucional lo pararán

Mas transmitió al líder del PSOE que no seguirá adelante si el Congeso o el Tribunal declaran ilegal la consulta

Un ministro muy próximo a Mariano Rajoy asegura que “Artur Mas ha preferido el martirio al ridículo”. De esta forma resume cómo el presidente de la Generalitat de Cataluña, en lugar de dar marcha atrás, se ha lanzado a una vía que sabe que es imposible porque el Gobierno central lo parará.

El análisis lo comparte el secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, entre otras cosas porque ha sido compartido entre él y el presidente del Gobierno en sus recientes conversaciones. La última fue hace dos semanas y compartieron el diagnóstico de rechazar la consulta, frenarla legalmente y de dar por hecho que Mas no seguirá adelante.

El líder de la oposición compareció este jueves de forma inmediata ante los periodistas en el Congreso para dejar claro su rechazo de lo que considera un “referéndum de autodeterminación”. Según el análisis del secretario general del PSOE, la petición de consulta llegará por varias vías al Congreso de los Diputados, donde se encontrará con el voto de rechazo radical de la gran mayoría de la Cámara, en la que se incluyen los votos de socialistas, populares y UPyD.

En el caso de que Mas siga adelante, en cuanto haya una resolución de avance en la consulta ilegal, el Gobierno, con respaldo del PSOE, irá al Tribunal Constitucional donde se suspenderá el acto de la Generalitat. Con esa resolución, Rubalcaba da por hecho que la respuesta será la convocatoria de elecciones plebiscitarias para finales de 2014, en ningún caso una consulta ilegal. En este diagnóstico coinciden fuentes de CiU en el Congreso, más concretamente de Unió, el sector menos independentista de la federación nacionalista, que descarta la convocatoria de una consulta en contra de la ley o por la fuerza.

Ese sector da por hecho que dado que el Gobierno de Rajoy, apoyado por el PSOE, frenará la consulta esta no se celebrará, luego la pregunta concreta pactada es indiferente. Según fuentes socialistas, el líder del PSOE tienen también la versión directa del presidente de la Generalitat que recientemente le transmitió su intención de no seguir adelante si las Cortes o el Constitucional frenan la consulta.

UPyD cree que la fórmula demuestra la falta de proyecto político de Mas

En el análisis de los socialistas se incluye la satisfacción por la posición que mantiene ahora el PSC. “¿Qué hubiera ocurrido si el PSC estuviera ahora del lado de la consulta y el derecho a decidir?”, se pregunta un alto dirigente socialista.

Hace tres semanas la dirección del PSC decidió desmarcarse de la posición de CiU y ERC y ahora está en contra de la consulta. Para eso se produjeron gestos del PSOE como la decisión de defender una profunda reforma de la Constitución hacia el Estado federal.

El grupo de CiU en el Congreso da por hecho que no habrá consulta

Rubalcaba considera que esa vía es la acertada por salir de la actual situación, con una parte importante de la sociedad catalana pidiendo un cambio de estatus. Rajoy, al que Rubalcaba explicó su propuesta, rechaza de inicio abrir esa posibilidad de reforma.

UPyD, que también defiende una reforma constitucional, ni siquiera llegó a considerar un cambio vinculado a los planes de Artur Mas y no se movió ni un ápice su inequívoco discurso sobre el modelo territorial. Rosa Díez descalificó sin medias tintas la fórmula de consulta elegida, tachándola de “cobarde” y “engañosa”. “Es una manera notable de hacer el ridículo, porque son incapaces de decidir el texto de una pregunta. Tanto reivindicar el derecho a decidir y son incapaces de decidir”, enfatizó la líder de la formación magenta. Díez, quien considera evidente que el Gobierno tiene que hacer cumplir la ley, cree también que esta consulta demuestra la falta de proyecto del Ejecutivo de la Generalitat. “Si han sido incapaces de decidir una pregunta, parece bastante claro que no tienen un proyecto que no sea el de enfrentar a los catalanes entre sí y a los catalanes con los españoles. Si tuvieran un proyecto, sabrían cómo preguntárselo a sus ciudadanos”, consideró.

Esa misma hoja de ruta es la que para el PNV permite, en cambio, a la Generalitat colocar ahora la pelota al otro lado del tejado, en referencia al Gobierno central. Así lo cree el portavoz de la formación nacionalista, Aitor Esteban, quien teme no obstante que La Moncloa no aceptará negociaciones con Mas. “Le deseo lo mejor al Gobierno catalán”, afirmó antes de mostrarse pesimista. “Todo dependería de que por parte del Gobierno del Estado hubiera disposición a hablar, pero si ni siquiera se plantean diálogo, ¿qué va a venir?, absolutamente nada”.

Esteban recordó que Cataluña “está siguiendo procedimientos claros y democráticos” y Mas logró un amplio consenso. Así, cree que se debería lograr un acuerdo previo a la celebración. Porque “las situaciones objetivas y los sentimientos sociales son muy persistentes y determinadas iniciativas pueden desaparecer o agotarse, pero si el problema persiste y es real, siempre volverá apareciendo”.

Más información