Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un jurado declara otra vez al exministro Matas culpable de corrupción

El exlíder del PP se valió del cargo para conseguir un sueldo para su esposa

Maite Areal fue contratada ficticiamente como relaciones públicas de un hotel de Palma

Matas junto a su abogado durante la lectura del veredicto.

El veredicto adoptado por unanimidad por un jurado popular considera culpable de corrupción por segunda vez al que fue presidente de Baleares, Jaume Matas, exlíder del PP. El tribunal determinó que Matas, que fue ministro con José María Aznar (2000-2003), cometió en 2007 un cohecho impropio, al prevalerse de su cargo público de primera autoridad autonómica para reclamar un regalo de 42.111 euros: un sueldo para su esposa. Usó su capacidad de influencia y ascendencia para comprometer al empresario hotelero Miguel Ramis, que factura 170 millones al año y tiene 34 hoteles.

La fiscalía anticorrupción cerró el jueves con otro éxito inicial un nuevo episodio de su acción “en nombre del Estado, de los ciudadanos”, según el fiscal Pedro Horrach. La acusación solicita una multa de tres meses (9.000 euros), más el retorno íntegro de la dádiva o soborno. El jurado expresó su rechazo a la suspensión de la futura condena y, además, se negó a avalar la posible concesión de un indulto. Matas se considera inocente y recurrirá ante el Tribunal Superior de Justicia de Baleares cuando el presidente del tribunal del jurado, Juan Jiménez Vidal, dicte la sentencia.

El expolítico, según el jurado, solicitó al hotelero Ramis la entrega de 3.000 euros netos mensuales a su mujer, Maite Areal. Con el fin de “aparentar” que se trataba de un “ingreso legítimo” pidió que se “simulase” un contrato de trabajo. Areal estuvo en nómina como relaciones públicas del hotel Valparaíso de Palma. Durante cinco años, la esposa de Matas, maestra de escuela, fue asesora del Gobierno madrileño de Esperanza Aguirre.

El pacto escrito Matas-hotelero Ramis era ficticio y el trabajo inexistente. El sueldo no era legal, “no era más que una prebenda o una donación” a Matas según el documento que fue analizado y votado por los nueve miembros del jurado. El tribunal resolvió en menos de 24 horas de deliberaciones, tras finalizar las sesiones de la vista pública que se prolongó tres jornadas

El contratador: "El resultado fue fatal, la despedí y punto pelota" atlas

Matas ha sido juzgado ya en dos ocasiones por sendas piezas penales de las más de 25 de las que consta el caso Palma Arena, abierto en 2008 tras salir del poder en Baleares. Está pendiente de otros juicios por diferentes causas en instrucción, la principal el llamado caso Urdangarin. La Audiencia de Palma resolverá, en unos días, el último recurso judicial del expolítico contra la orden de ingreso en prisión que pesa contra él, en aplicación de la condena firme de nueve meses de reclusión por tráfico de influencias. El Tribunal Supremo diluyó la sentencia inicial, que penó con seis años a Matas, al absolverle de todos los delitos menos uno. La primera condena fue por los contratos y subvenciones corruptas al autor de sus discursos, el excolumnista de El Mundo Antonio Alemany.

Matas asegura que no tomó ni un solo euro del erario público y cree que pedir un trabajo para su esposa no es delito.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información