_
_
_
_
_

La Comisión pide a los Estados que faciliten las llegadas legales

La comisaria de Interior quiere explicar a España su oposición a las políticas antiinmigració Se muestra partidaria de abrir más canales de entrada legales

Foto: reuters_live | Vídeo: EL PAÍS-LIVE

Las políticas de inmigración han abierto una brecha entre la Comisión Europea y buena parte de los Estados miembros. Los ministros del Interior comunitarios se reúnen hoy en Bruselas con un programa controvertido que evidenciará el choque de posturas: recomendaciones del Ejecutivo comunitario para abrir los canales de inmigración legal —frente a las medidas represivas—, petición expresa para que acepten a más refugiados sirios y negativa rotunda a la llamada que lanzaron Reino Unido y Alemania para limitar la libre movilidad en la UE.

Ayer mismo, la responsable de Interior, Cecilia Malmström, pidió explicaciones al ministro español, Jorge Fernández Díaz, para saber "todos los detalles" sobre las concertinas con cuchillas que ha ordenado introducir en parte de la frontera de Melilla para disuadir a los extranjeros sin papeles.

Más información
“Tardaron 12 horas en coserme tras saltar la valla”
Las cuchillas de la valla en imágenes
El PSOE propone ‘drones’ como alternativa
Fábrica de cuchillas entre cítricos de Málaga

“Después de la tragedia de Lampedusa se oyeron mensajes muy fuertes [por parte de los Estados miembros]. Pero eso puede ocurrir otra vez. Es hora de tener una aproximación coherente y común a la inmigración en la UE”, advirtió ayer la comisaria de Interior, Cecilia Malmström al presentar las medidas que trasladará hoy a los ministros para pedirles colaboración. La responsable sueca admite la necesidad de reforzar las fronteras con una misión especial que cubra todo el Mediterráneo, desde España hasta Chipre, pero alerta a los Estados miembros de que hacen falta 14 millones de euros para ponerla en marcha.

Más allá de esa iniciativa, surgida al calor de la tragedia que costó la vida a más de dos centenares de inmigrantes a las puertas de la isla italiana de Lampedusa, la comisaria propone abrir más canales legales que disuadan a los extranjeros de entrar en Europa clandestinamente. Este enfoque, diametralmente opuesto al que aplican ahora casi todos los Estados miembros, implica facilitar las entradas para las estancias temporales de extranjeros (trabajadores temporeros, estudiantes, investigadores o desplazados por motivos humanitarios). Los Estados miembros, acuciados por la crisis, recelan de flexibilizar esas vías porque temen que provoquen un efecto llamada.

Especial hincapié hará la Comisión en la situación de los refugiados, principalmente sirios. Los datos reflejan que la solidaridad europea dista mucho de ser modélica. Mientras Estados Unidos acogió a 50.000 personas el año pasado, la UE en su conjunto se limitó a 4.930. Y solo 12 países participaron (entre ellos figura España, pero las cifras son muy modestas). “Haremos un llamamiento a los Estados miembros para que acojan más refugiados”, aseguró la comisaria sueca que, como incentivo, anunció una ayuda comunitaria de 6.000 euros por cada desplazado acogido.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Lucía Abellán
La redactora jefa de Internacional de EL PAÍS ha desarrollado casi toda su carrera profesional en este diario. Comenzó en 1999 en la sección de Economía, donde se especializó en mercado laboral y fiscalidad. Entre 2012 y 2018 fue corresponsal en Bruselas y posteriormente corresponsal diplomática adscrita a la sección de España.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_