Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Martín Villa plantea la posibilidad de cuestionar la Constitución

El vicepresidente del Gobierno de Adolfo Suárez especifica que él no la modificaría

Ampliar foto
Rodolfo Martín Villa junto a la ventana de su despacho, en el piso 13 del edificio de Endesa, desde donde domina todo Madrid.

El vicepresidente del Gobierno de Adolfo Suárez entre 1981 y 1982, Rodolfo Martín Villa, uno de los protagonistas de la Transición, ha admitido este martes que puede haber llegado el momento de plantear una reforma de la Constitución. Martín Villa ha indicado que cabe preguntarse si el consenso que presidió la transformación del panorama político español después del franquismo se ha agotado y si sigue siendo capaz de responder a los retos planteados a día de hoy, aunque no ha especificado ninguno de estos desafíos.

“Es posible que el consenso nacional básico del que venimos, y que en mi opinión sigue siendo plenamente válido, pueda encontrarse amenazado por algún interés inmediato que no sea el interés nacional. Pero si ayer pudimos superar ese riesgo, no hay razones para creer que no podamos superarlo también mañana”, ha declarado el político durante su intervención en la Real Academia de Ciencias Sociales, en la que acaba de ingresar para suplir la silla que quedó vacía tras la muerte de Manuel Fraga en enero de 2012.

En el discurso, titulado Claves de la Transición. El cambio de la sociedad, la reforma en la política y la reconciliación entre los españolesha afirmado que este proceso “resultó posible por el cambio de una sociedad que ya en 1975 era moderna y abierta, aunque el Régimen no lo fuera; se produjo como una reforma “de la Ley a la Ley a través de la Ley” y completó una reconciliación entre los españoles que dejó las cárceles vacías de presos políticos y el mundo sin exiliados de nuestro país por primera vez en los últimos doscientos años”. Entre los asistentes al actó, se encontraban el ex presidente del Gobierno José María Aznar, la alcaldesa de Madrid, Ana Botella, la ex presidenta de la Comunidad de Madrid Esperanza Aguirre y los exministros socialistas José Bono y Narcís Serra, entre otros.

Martín Villa se ha referido a Fraga como “una figura irrepetible y que, por tanto, carecería de sentido intentar siquiera sustituirla” y ha destacado su honradez intachable, “mérito a valorar en un momento en que está en cuestión, no pocas veces injustamente, la honestidad de los políticos”.