Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Guerra quiere marca propia del PSOE en Cataluña y Navarro descarta la ruptura

El veterano dirigente asegura que el PSC ha dejado de pertenecer al proyecto socialista

El líder de los socialistas catalanes descalifica esas opiniones

La portavoz del PSOE, Soraya Rodríguez, conversa con el dirigente socialista Alfonso Guerra, en el Congreso. FOTO: ÁLVARO GARCÍA / VÍDEO: ATLAS

Alfonso Guerra, exnúmero dos del PSOE e histórico diputado socialista, le puso voz y solemnidad a la petición que algunos veteranos diputados y dirigentes del partido hacen en privado. Aseguró este miércoles en los pasillos del Congreso que el PSC “hace tiempo que ha dejado de ser socialista” y que el PSOE debería presentarse como marca propia en Cataluña. Es decir, algo parecido a lo que hizo Mariano Rajoy con UPN en Navarra, tras años de acuerdo en los que el PP no comparecía con sus propias siglas en esa comunidad.

Guerra fue uno de los que más intervino el martes para presionar a la dirección del Grupo Socialista. Pasadas las 20 horas se sentó en el escaño de Rubalcaba, junto a Soraya Rodríguez, para pedirle que se cambiara la abstención decidida en ese momento por el voto a favor. También Manuel Chaves se movió a esa hora en el hemiciclo para respaldar la moción de UPyD, la enmienda del PSOE y una transaccional.

Un grupo de diputados del PSOE mantuvo este miércoles en los pasillos del Congreso esa posición de Guerra de presentar siglas propias en Cataluña. Algunos estaban molestos con la ambigua intervención del diputado José Ignacio Sánchez Amor en la tribuna en nombre de todo el grupo, en el momento en el que se mantenía la abstención.

Recientemente el expresidente extremeño y líder socialista en esa comunidad, Guillermo Fernández Vara, avanzó la misma tesis que Guerra.

Por eso, la dirección del PSOE teme que en la Conferencia Política del 7 de noviembre se plantee el asunto hasta eclipsar el resto del cónclave y poner de manifiesto las discrepancias.

Desde el PSC la respuesta fue la de mantener el actual acuerdo de partido hermano con el PSOE, reafirmar la defensa del derecho a decidir, reivindicar la reforma federal de la Constitución y despreciar opiniones como la de Guerra. “Yo me siento socialista y mis compañeros también” y “solo hablo con los portavoces oficiales y la Ejecutiva del PSOE”, dijo Pere Navarro, este miércoles precisamente en Madrid, intentando minimizar las palabras del exnúmero dos del PSOE. “No vamos a romper”, reiteró.

En esa línea, el diputado del PSC Alex Sáez aseguró en el Congreso que la opinión de Guerra es “respetable”, pero añadió que su voz ya no tiene “importancia” en el presente. Según Sáez, esa generación debe “dejar paso a otras”.

En lo que coincidieron socialistas catalanes y del resto de España es en descalificar a UPyD y su iniciativa. Según Soraya Rodríguez, era innecesaria porque todo el mundo sabe que la Constitución está vigente. Según Navarro, “actúa irresponsablemente para amplificar la división” y “la Constitución no debe ser una muralla, debe ser un puente”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >