Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los seis mineros del accidente en León murieron por asfixia

El informe provisional del instituto de medicina forense de León señala como causa del fallecimiento la “anoxia oxipriva”

Concentración de duelo por los fallecidos.  Centenares de personas se han concentrado este martes en la plaza de Pola de Gordón (León) en señal de duelo por los seis mineros fallecidos. Han guardado seis minutos de silencio, uno por fallecido.

El juzgado número 1 de León ha remitido al Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León el informe provisional de las seis autopsias realizadas en la tarde de este lunes a los seis mineros fallecidos en Llombera (León). El documento, elaborado por el Instituto de Medicina Forense de León, señala como probable causa de los fallecimientos la “anoxia oxipriva” o asfixia por ausencia de oxígeno. La juez está facilitando a las familias las autorizaciones para proceder a los enterramientos, que previsiblemente serán mañana.

En la mina, que hoy vive una de las dos jornadas de luto declaradas por los fallecidos, apenas media docena de técnicos han llegado a las instalaciones. La empresa ha comunicado que la explotación permanecerá cerrada hasta nueva orden y que la fecha de apertura dependerá de cómo avance la investigación. En cualquier caso, hasta pasadas 48 horas del accidente -hasta el miércoles- nadie podrá acceder al recinto por los altos niveles de metano. Se calcula que el oxígeno ahora mismo en la mina es del 1%, cuando a niveles normales tiene que alcanzar el 21%.

Según fuentes de la empresa, todavía no se baraja ninguna hipótesis sobre qué pudo ocurrir pero insisten en que cuentan con sistemas de seguridad conforme a la normativa. El grupo, que este año presentó un ERE temporal que mandó a casa a 357 personas por un periodo de seis meses, tiene tres pozos en la zona, aunque los otros dos, Aurelio del Valle y Poz del Rojo, tienen una producción menor. La empresa ha asegurado que las familias no quedarán en ningún momento desasistidas y que son su "prioridad".

En Pola de Gordón se concentraron este martes unas dos mil personas para mostrar su solidaridad tras lo ocurrido, entre ellos, un grupo de mineros de Asturias despedidos este año de una subcontrata de la empresa. La "familia minera", como se autodenominan muchos de los que participaron en la concentración, se muestra cauta en cuanto a las causas del escape de gas que terminó con la vida de las seis personas. José Porto, un operario que trabaja para Hullera Vasco Leonesa, comentaba con rabia que la minería es uno de los trabajos con más riesgo "y no se paga ni se valora, porque encima te llaman privilegiado".

El secretario general de Comisiones Obreras en Castilla y León, Ángel Hernández, aseguró que se trata de un accidente "difícil de comprender", aunque pidió prudencia y tiempo a la investigación. Por su parte, el secretario de salud laboral del sindicato, Mariano Sanz, explicaba que el riesgo en la mina "es permanente". Ambos insistieron en que la empresa Hullera Vasco Gallega contempla altos niveles de seguridad y que habrá que analizar las causas del siniestro.

En el tanatorio Los Jardines de la capital leonesa tres de los seis cadáveres eran enviados esta mañana a tanatorios de La Robla, Pola de Gordón (ambos en León) y Mieres (Asturias), de donde eran los fallecidos Manuel Moure, Orlando González y José Luis Arias.

En León se celebra mañana un funeral por las víctimas en el polideportivo Santa Lucía. Entre las cuatro y las cinco de la tarde serán enterrados los otros tres fallecidos Roberto Álvarez (en Fontanos de Torío), Juan Carlos Pérez (en Ventas de Albares) y José Antonio Blanco (en Robles de Valcuenca). Los cinco heridos evolucionan favorablemente y la persona que está más grave se mantiene estabilizada.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información