Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La policía del Congreso niega que pidiese a la profesora que se quitara la ropa

La docente mantiene su versión y se asesora para presentar una denuncia

La profesora universitaria Esquembre se ratifica en todo lo dicho

La profesora Mar Esquembre.

El informe policial del Congreso sobre el incidente con la profesora de Derecho Constitucional Mar Esquembre, que asegura que fue obligada a desnudarse durante una visita a la Cámara baja, está ya en manos del presidente, Jesús Posada, y este se lo enviará de inmediato a los portavoces de los grupos parlamentarios. La versión oficial contradice absolutamente la versión de la profesora Mar Esquembre, que ha asegurado que el pasado 16 de octubre se sintió “humillada” y vulnerados sus derechos tras el requerimiento de dos policías a que se retirara la chaqueta y la blusa y se bajara el pantalón para comprobar si debajo llevaba alguna pancarta o texto reivindicativo. La profesora se ratifica en todo lo que dijo y ha anunciado que está preparando una denuncia contra los servicios de seguridad del Congreso.

“Este control no comporta habitualmente, ni se produjo en este caso, según lo aportado documentalmente por las dos mujeres policías pertenecientes a esta Comisaría Especial, que la persona afectada deba desprenderse de sus prendas de vestir (quitándose jerséis o camisas, bajándose los pantalones, etc)”, dice el escrito del jefe de la Sección Operativa de Protección y Seguridad Interior que se dirige al comisario jefe de la Comisaría Especial del Congreso. “Una vez efectuados los anteriores controles se permitió el acceso de Doña Mar Esquembre Cerdá a la tribuna de público, continuándose con el procedimiento habitual de control”.

El informe hace un relato previo sobre el procedimiento habitual de control. Primero, “identificar a la persona mediante exhibición del Documento válido que acredite su personalidad, recogida y custodia de su teléfono móvil y otros aparatos electrónicos que pudiera portar. Chequeo visual y superficial de su vestimenta, con el fin de comprobar que no portaba objetos o instrumentos contrarios a la seguridad o al orden del recinto parlamentario”. El texto continúa: “Siguiendo con el protocolo establecido, se la hizo pasar a un cuarto anejo al control de acceso, acompañada por dos mujeres policías, con la finalidad de comprobar que las prendas que vestía esta persona no poseían logos ni inscripciones reivindicativas”.

Precisamente fue en este cuarto anejo donde la profesora de Derecho Constitucional de la Universidad de Alicante sostiene que se solicitó que se desprendiera de sus prendas. La profesora sostiene su versión y está asesorándose de los derechos que podían haberse vulnerados para presentar una denuncia al Congreso. Su presidente, Jesús Posada, ha asegurado que prefiere un incidente en la Cámara que un exceso en el control policial que pueda rozar los derechos de las personas. Una semana antes de este hecho denunciado por Esquembre las activistas de Femen se despojaron de la parte superior de su ropa en la tribuna de invitados para denunciar las restricciones de la futura ley del aborto.

Mar Esquembre: “A mí esto me asusta”

La profesora de Derecho Constitucional Mar Esquembre tiene en su mano el informe policial sobre su caso que le ha facilitado el Grupo Parlamentario Socialista . La autoridad policial del Congreso niega que dos funcionarias de policía le pidieran que se quitara la ropa. En declaraciones a EL PAÍS, se ratifica en todos los extremos. “Me dijeron que me quitara la chaqueta y la camiseta y después los pantalones. No me los quité sino que les pedí que si les bastaba con que me los bajara hasta los tobillos, y eso hice”. No sabe por qué lo niegan esas funcionarias.

Una vez conocido el informe policial esta profesora reconoce tener un disgusto tremendo además del sentimiento de “desprotección y vulnerabilidad”. “Siento todo el peso del poder contra una ciudadana cuando el poder debe estar con los ciudadanos”, asegura. Mar Esquembre ha conocido el informe después de salir de su clase de Derecho Constitucional en la Universidad de Alicante. “En mis clases repito que la garantía de la libertad está en la limitación del poder y no al revés; lo que me ha pasado me asusta; no me podía creer lo que me ocurrió el 16 de octubre en el Congreso cuando me pidieron que me quitara la ropa y ahora no me puedo creer que en un informe policial se niegue lo que yo viví”.

En estos momentos prepara acciones judiciales aunque el cauce “no es fácil”, pero da por seguro que lo encontrará “porque estamos en un Estado de Derecho”.

Más información