Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Por qué Del Río saldrá de prisión y Parot aún no

La etarra fue la primera que acudió al Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo

Inés del Río Prada fue la primera reclusa de ETA que acudió al Tribunal de Estrasburgo para recurrir la aplicación de la doctrina que lleva el nombre de otro etarra, Henri Parot. Su demanda ante el Tribunal de Derechos Humanos por la vulneración de derechos se presentó el 3 de agosto de 2009 y, tras cuatro años, ha sido resuelta ahora de forma definitiva por la Gran Sala.

Henri Parot no saldrá de la cárcel pese a la decisión del Tribunal de Estrasburgo. La redención de parte de sus penas con los trabajos realizados en prisión se podría aplicar, tal como ha determinado el Tribunal de Derechos Humanos, sobre las condenas impuestas por hechos cometidos entre 1979 y 1990, ya que las leyes marcaban entonces que el máximo legal de cárcel era de 30 años. Parot fue condenado por 26 asesinatos consumados y 166 frustrados a un total de 4.797 años de prisión.

Sin embargo, sobre Parot pesa otra condena, dictada por la Audiencia en febrero de 2007 después de que en junio de 2001 enviara una carta a la cúpula etarra en la que señalaba posibles objetivos para la banda y, además, animaba a la dirección de la banda a atentar contra intereses “más vitales” del Estado. Esa nueva sentencia, cuando ya estaba en vigor el Código Penal del 95 que suprimía los beneficios penitenciarios, le condenó a cumplir esta pena de manera íntegra, con lo que no saldrá de la cárcel hasta 2020.

En el caso de Inés del Rio, la Audiencia Nacional fijó, en 2008 y en aplicación de la doctrina Parot, su excarcelación en 2017, lo que suponía prolongar en nueve años la fecha determinada por el centro penitenciario en el que estaba recluida. La etarra optó por acudir a Estrasburgo antes de agotar la vía de los tribunales españoles, ya que la ley se lo permitía. Ante el Constitucional, presentó recurso en noviembre de 2009 pero desistió de él en septiembre de 2012, después de que el tribunal se negara a suspender, como medida cautelar, sus condenas.

En los tribunales españoles, Parot siguió una vía distinta a la Del Río. Acudió al Constitucional, en marzo de 2006, pero este tribunal no admitió su petición de amparo porque no había agotado los recursos ante tribunales inferiores. Ahora, para que se le resten los beneficios penitenciarios sobre las penas anteriores a 1995 le queda Estrasburgo, donde hay pendientes de admitir a trámite 30 recursos. Pero la última condena de 11 años tendrá que cumplirla de manera íntegra.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información