El Rey pasa a planta e intentará caminar con muletas esta tarde

Don Juan Carlos está “estable, cómodo y con buen estado de ánimo”, según el parte El Príncipe: "Está muy animado; con ganas de ponerse en pie en cuando los médicos le dejen" La infanta Cristina acude al hospital sin Urdangarin pero con el imputado Revenga

Foto: EMILIO NARANJO (EFE) | Vídeo: ATLAS(atlas)

El Rey abandonó este miércoles por la mañana la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Universitario Quirón (privado), en Madrid, tras ser operado por cuarta vez de la cadera la noche del martes por una infección. Su evolución, según el primer parte médico, que leyó Lucía Alonso, la gerente del centro, es “altamente satisfactoria. (...) Se encuentra estable hemodinámicamente [presión sanguínea], cómodo y con muy buen estado de ánimo”, concluía el parte, firmado por los cirujanos que realizaron la intervención, Miguel Cabanela y Robert Trousdale, de la estadounidense clínica Mayo, y el jefe médico de la Casa del Rey, Miguel Fernández Tapia-Ruano.

Don Juan Carlos permanecerá entre tres y seis días más hospitalizado y, según avanzó Cabanela, necesitará una nueva operación en dos meses para sustituir la prótesis provisional impregnada de antibiótico que le colocaron el martes por una permanente.

Más información

La Reina fue la primera en ir a visitar al Rey este miércoles al hospital. Lo hizo poco después del mediodía. El día anterior también había acudido al centro para hablar con los médicos, pero no había podido ver a don Juan Carlos, todavía dormido por la anestesia. Poco después llegaron los Príncipes. “La noticia es que no hay gran noticia”, dijo don Felipe tras ver a su padre en el hospital. “Está bien, muy animado, interesado por todo. Tiene ganas de ponerse de pie cuando los médicos se lo permitan”, declaró al abandonar el hospital. Cabanela había explicado el día anterior que don Juan Carlos ya podría ponerse de pie y caminar un poco con ayuda de un andador o dos muletas.

Poco después de que los Príncipes se marcharan llegó la infanta Cristina, directa desde el aeropuerto, ya que desde principios de mes vive en Ginebra (Suiza), adonde se mudó con sus hijos para alejarlos del esándalo del caso Nóos. Doña Cristina no acudió al hospital en esta ocasión con su marido, Iñaki Urdangarin, como sí hizo cuando operaron a su padre, el pasado noviembre, de la cadera para colocarle precisamente la prótesis que le provocó la infección que le llevó de nuevo al quirófano el martes.

La Infanta llegó al Hospital Universitario Quirón acompañada por su secretario personal, Carlos García Revenga, imputado en el caso Nóos. Precisamente el pasado 11 de septiembre, el juez José Castro rechazó retirarle la imputación, como había solicitado el empleado de La Zarzuela.

Después de la infanta Cristina también acudió al hospital, como el día anterior, la infanta Elena, esta vez acompañada por su hijo, Felipe Juan Froilán. El nieto mayor del Rey ya estuvo ingresado en el Hospital Universitario Quirón en abril de 2012 tras dispararse accidentalmente en un pie con una escopeta de caza cuando realizaba prácticas de tiro en Soria acompañado por su padre, Jaime de Marichalar.

La vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, visitó al Rey y aprovechó para despachar con él algunos asuntos.

Una vez abandone el hospital, el Rey, de 75 años, necesitará seis semanas de antibiótico intravenoso. Cabanela indicó el martes que los dos gérmenes que causaron la infección en el tejido que rodea la prótesis que le colocaron el pasado noviembre no eran “enormemente virulentos”.

En cuanto al proceso de recuperación, el cirujano dejó claro que don Juan Carlos deberá tomarse las cosas “con calma”. Preguntado por si podría asistir a la fiesta Nacional, el próximo 12 de octubre, respondió: “Un contundente no. Tendría que estar de pie, firme, un periodo de tiempo largo. Al menos eso es lo que he visto en la tele, así que no, no es admisible”.

También descartó la presencia del Rey en la Cumbre Iberoamericana, en Panamá, los próximos 18 y 19 de octubre. “No me gustaría que se fuera a Talavera de la reina. Y digo Talavera de la Reina como podía decir Vitigudino de Abajo. Pasarse cuatro horas en un coche no es lo mejor para su recuperación. Pero una vida en palacio, con audiencias... Yo no sé exactamente lo que hace un rey”, bromeó.

Don Juan Carlos tendrá que hacer rehabilitación, pero Cabanela hizo hincapié en que no podía ser “agresiva” y recomendó caminar en la piscina. “Es fenomenal para este tipo de intervenciones una vez que la herida está curada”.

Para que el Rey vuelva a caminar con normalidad, según la estimación de Cabanela, harán falta 14 semanas. Es decir, mes y medio después de la segunda intervención de cadera, cuando le coloquen la prótesis definitiva.

La del pasado martes, de casi tres horas de duración y bajo anestesia general, ha sido la cuarta intervención de cadera a la que se somete el Rey, la quinta en apenas año y medio —el pasado marzo se operó de una doble hernia discal— y la número 13 en toda su vida.

Archivado En:

Te puede interesar

Curso de inglés online

Lo más visto en...

Top 50