Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
la corrupción en el PP

La Fiscalía Anticorrupción se opone a que Rajoy declare en el ‘caso Bárcenas’

El ministerio público considera que la declaración del presidente solo tiene interés social y político

La Fiscalía Anticorrupción se ha opuesto hoy a que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, el exvicepresidente Rodrigo Rato y el exministro Jaime Mayor Oreja declaren como testigos en el caso Bárcenas, tal y como pidió una acusación.

El fiscal del caso Bárcenas, Antonio Romeral califica en su escrito que la declaración de Rajoy es una diligencia de "conveniencia, orientadas más a un interés extraprocesal que al que debe presidir todo procedimiento penal de averiguación del delito y sus partícipes".

En un informe presentado al juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz, la Fiscalía cree que no es el momento oportuno para que testifiquen estas tres personas, ya que no se han recibido aún los informes periciales sobre si en la causa que investiga la supuesta contabilidad B en el PP pudo cometerse algún delito.

El fiscal justifica su decisión alegando que se ha de evitar aprobar "aquellas diligencias que, aun cuando pueden despertar interés político y social, lo hacen sobre la base de unos hechos y expectativas de difícil acomodo en el proceso penal, o que aun teniéndolo potencialmente, el transcurso del tiempo impide su investigación y conocimiento".

La Asociación de Abogados Demócratas por Europa (Adade), personada como acusación popular en la pieza de Gürtel sobre la caja B del partido, pidió que declararan estos políticos debido a que los tres aparecen en los papeles manuscritos del extesorero Luis Bárcenas como perceptores de diversas cantidades en metálico, dinero que supuestamente procedía de donativos de empresarios.

Según las fuentes consultadas, el fiscal del caso Bárcenas, Antonio Romeral, cree en su escrito que no es el momento procesal oportuno para que se tome declaración a estas personas, en espera de dos informes periciales en los que se deberá concretar si los donativos a los empresarios y los pagos a los altos cargos del PP de la contabilidad B pudieron ser constitutivos de delito. Todavía no hay, han explicado, ningún delito indiciariamente acreditado en esta investigación, que apunta a posibles cohechos, delitos fiscales o tráfico de influencias.

En concreto, la Fiscalía espera un informe sobre si los pagos que aparecen en los papeles manuscritos se declararon a Hacienda y, en caso de que no fuera así, si por su cantidad pueden ser constitutivos de un delito fiscal.

En cuanto al cohecho y el tráfico de influencias, un segundo informe pericial deberá concretar si las donaciones de los empresarios al PP respondieron a la adjudicación de obras públicas por parte de administraciones gobernadas por ese partido.

La Fiscalía también considera que se deben despejar, con la ayuda de los informes, las dudas que se pueden desprender de los documentos de Bárcenas o de la contabilidad B en sí, ya que en algunos años aparecen anotaciones contradictorias, como es el caso de 1997 y el segundo semestre de 2008, cuando las cifras de los manuscritos y de los documentos aportados por el extesorero en un "pendrive" no coinciden.

En los manuscritos de Bárcenas, cuya veracidad el extesorero reconoció al juez el pasado 15 de julio, aparecen varios pagos a Rajoy anotados entre 1997 y 1999, cuando era ministro con José María Aznar, y también en 2008.

Mariano Benítez de Lugo, abogado de Adade, ha calificado de "esperable" este escrito de la Fiscalía. "Si finalmente el juez decide no aceptar estas diligencias, recurriremos. Estas comparecencias eran necesarias para confirmar el contenido de los papeles de Bárcenas. No tiene sentido que se corroboren unos apuntes, como los de Eugenio Nasarre, Pío García Escudero o Jaime Ignacio del Burgo, y no otros", ha comentado.

Adade pidió su declaración por estas anotaciones días después de que Bárcenas afirmara a Ruz que cuando figuran en sus apuntes las abreviaturas "M.R", "M Rajoy" y "Mariano R" se referían a Mariano Rajoy, y añadía que además algunas lo son en fechas cercanas en el tiempo, concretamente enero y junio de 2008.

También recordaba que Bárcenas manifestó al juez un extremo que no aparece en los papeles y es que en marzo de 2010 entregó a Rajoy 25.000 euros, y posteriormente otros 20.000, cuando "liquidó" la caja B, "y siempre mediante sobres conteniendo dinero efectivo".

En el caso de Rato y Mayor Oreja, la acusación pedía su citación junto a Francisco Álvarez Cascos Fernández y Javier Arenas (que ya declararon) para esclarecer si las abreviaturas con sus nombres que aparecen en los papeles de Bárcenas corresponden a ellos, cosa que también reconoció el extesorero al juez.