'Caso bárcenas'

La vicepresidenta reta al PSOE a presentar una moción de censura

Santamaría arremete con los ERE para desactivar la interpelación sobre Bárcenas La vicepresidenta anuncia que el Gobierno aprobará el viernes 40 medidas contra la corrupción

Debate durísimo, agrio y áspero en muchos momentos y sin conclusiones salvo que la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha respondido a la interpelación del PSOE sobre “las mentiras” del presidente del Gobierno sobre el caso Bárcenas con la invitación a que presenten una moción de censura. “El presidente no está y usted no contesta cuando estamos acusando al presidente de algo muy grave: de mentir en sede parlamentaria”, ha reprochado la portavoz socialista, Soraya Rodríguez.

El Gobierno, a través de la vicepresidenta en este caso, no se sale de su guion respecto al extesorero.De esto no se habla. “Ya dio cuenta ampliamente el presidente el pasado 1 de agosto”. Precisamente la presión de la oposición, no solo del PSOE, se produce porque hay datos que contradicen lo que Rajoy expuso en el Congreso ese día.

Al caso Bárcenas la vicepresidenta ha respondido con acusaciones a los socialistas de que el extesorero “es lo único que les une” y con el recordatorio de los casos judiciales del PSOE. El Ejecutivo presentará el próximo viernes un informe con 40 medidas, que afectan a diez leyes, con medidas de regeneración democrática. Pero de Bárcenas no responden.

No ha defraudado la expectación creada por la interpelación que el PSOE ha presentado al presidente del Gobierno sobre “rendición de cuentas” al Parlamento y que ha respondido la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría. Ambas han satisfecho con nota muy alta a sus respectivas bancadas en tanto que el resto de los grupos reconocen que el debate ha sido de buen parlamentarismo, al margen de los argumentos de fondo.

No era un secreto que los socialistas habían colocado el epígrafe de “rendición de cuentas” en su iniciativa porque los anteriores con el nombre de Bárcenas ha encontrado el veto del PP. Y sí, han querido hablar de Bárcenas. La portavoz socialista ha subido a la tribuna con documentos de la Seguridad Social y de la Agencia Tributaria para probar que Rajoy “mintió”, cuando aseguró que “el 19 de abril de 2010 dejó su cargo de senador y el mismo día causó baja en el PP”.

Según las bases de cotización a la Seguridad Social, ese mismo día “causó alta en el PP como trabajador”. Tampoco abandonó la militancia en el partido ya que Rodríguez ha mostrado el pago de sus cuotas hasta 2011. Y está la reunión en el despacho de Mariano Rajoy de marzo de 2010 en la que se acordaron “las condiciones de salida y de dejar sus puesto de tesorero”, según la declaración de Dolores de Cospedal, secretaria general del PP, en la Audiencia Nacional.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Nada de esto ha sido respondido por la vicepresidenta que ha hecho una intervención contra la portavoz socialista a la que reprochó buscar “el enfrentamiento personal” con ella; contra Rubalcaba con quien se comparó en su etapa de vicepresidente para dejarle muy por debajo respecto a ella en la intensidad de comparecencias parlamentarias. No mencionó por su nombre a nadie pero reprochó a Rodríguez que saque “un tema judicial individual” cuando estos mismos días están dirimiéndose en los tribunales dos asuntos relevantes.

“Y el señor Rubalcaba nunca ha dado explicaciones por uno de ellos”. Se refería la vicepresidenta al caso Faisán. En efecto, Rubalcaba no respondió a interpelaciones sobre este asunto como ministro del Interior o vicepresidente pero sí hacía frente todas las semanas a las preguntas del Grupo Popular sobre este asunto del que no cejó hasta el final de la legislatura. El otro caso son los EREs con el “señalamiento” , que no imputaciones aún, de los expresidentes José Antonio Griñán y Manuel Chaves.

“Ha mentido el presidente del Gobierno y eso es muy grave”, ha sido el estribillo de la portavoz socialista que no ha tenido eco en la vicepresidenta que ha ido por su lado, consistente en atacar al PSOE por todo: por lo que hace y por lo que no hace. “Ustedes conciben el Parlamento como un teatro, como un foro de confrontación, y nosotros de ideas”, ha interpretado la vicepresidenta, para irritación de la bancada socialista y con gesto consternado de Rubalcaba. “Yo hago una acusación muy grave, cual es la de que el presidente ha mentido y usted responde con una intervención irónica y cínica impropia de una vicepresidenta”, ha enjuiciado Rodríguez. El debate tendrá continuidad la próxima semana, ya sin que la vicepresidenta se suba a la tribuna sino el portavoz parlamentario, cuando el PSOE defienda una moción en la que con toda probabilidad se pedirá al Congreso que vote la reprobación del presidente del Gobierno.

"El caso lo impulsó el actual fiscal general"

Nadie más que este Gobierno ha luchado contra la corrupción y “si el caso Bárcenas está abierto es porque lo ha impulsado el actual fiscal general del Estado, que ha redoblado sus esfuerzos para que el caso no se archivara”. Con vehemencia ha defendido el ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón, la actuación del PP y del Gobierno en este caso, además de la honestidad “personal” del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. “Estoy seguro que es “motivo de orgullo de la mayoría ética que forma la sociedad española” .

Esta ha sido la respuesta a la interpelación al Gobierno de Izquierda Plural (IU-ICV-CHA), a través de su portavoz, José Luis Centella, sobre medidas de regeneración democrática, que debían empezar porque se activara la ponencia que se creó hace un año. Se inauguró y no se ha vuelto a reunir. “La corrupción es un delito y por tanto la respuesta tiene que ser de la policía y del Código penal y no de comisiones de estudio”, ha replicado Gallardón.

Le ha parecido muy bien a José Luis Centella, expresado sin atisbo de ironía, que el ministro sienta tanto orgullo por el presidente del Gobierno, pero “el problema está en que los ciudadanos creen más a Bárcenas que a Mariano Rajoy”, le ha respondido el interpelante. “En mi tierra manda quien gana y en el PP mandan los empresarios donantes que son los que están en la cúpula directiva de ese partido”.

Sobre la firma

Anabel Díez

Es informadora política y parlamentaria en EL PAÍS desde hace tres décadas, con un paso previo en Radio El País. Es premio Carandell y Josefina Carabias a la cronista parlamentaria que otorgan el Senado y el Congreso, respectivamente. Es presidenta de Asociación de Periodistas Parlamentarios (APP).

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS