Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un fuego arrasa un enclave protegido por la UNESCO en Mallorca

Llamas sin control devoran 2.000 hectáreas en las montañas de Andratx

Labores de extinción en Sa Coma. AFP

Un incendio forestal incontrolado ha devorado ya 2.000 de paisaje en la zona montañosa y turística de Andratx, en Mallorca. El fuego, que avanza sin control a causa del viento cambiante, arrasa desde el mediodía del viernes bosques de pino y algún preciado encinar de los paisajes protegidos de la sierra de Tramontana.

Este enclave fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO por sus valores naturales y actividad rural tradicional. Andratx, víctima del urbanismo salvaje y la corrupción, y Estellencs, también amenazado por las llamas, son dos de los territorios residenciales cotizados de la isla. El incendio no ha causado heridos, pero el daño medioambiental es muy grande en un área históricamente castigada por los siniestros y la erosión. Las huellas del fuego en la naturaleza y el paisaje tardarán años en borrarse. La devastación en el pinar y el monte bajo es total. Los núcleos habitados de Sant Elm, S’Arracó y Torrenova pudieron ser protegidos. Fueron desalojados decenas de chalés dispersos, algunos de cuyos muros quedaron chamuscados. Hasta 18 unidades aéreas siguen trabajando para tratar de apagar las llamas.

Un frente del incendio se apagó ayer por la tarde cerca de Sant Elm, tras recorrer diez kilómetros, cerca de Sant Elm y consumir los espesos bosques litorales de cala ses Ortigues. Los bomberos trasladaban a veces cierta sensación de derrota por la imposibilidad de acceder a las fogatas en algunos puntos de difícil acceso.

El incendio también arrasó la masa forestal de la Trapa, finca natural que los ecologistas del GOB (Grupo de Ornitología Balear) compraron para evitar su urbanización. Cerca de 300 personas están movilizadas en el operativo, encabezados por los bomberos de Mallorca, bomberos forestales, Protección Civil, Emergencias y, también, equipos desplazados de la Unidad Militar de Emergencias y del Ministerio de Medio Ambiente. El presidente del Gobierno balear, José Ramon Bauzá alertó acerca de las consecuencias sobre el patrimonio natural que tienen los actos imprudentes.

El perímetro afectado rondaba anoche las 2.000 hectáreas, aún sin evaluar la importante masa forestal asolada. El origen del siniestro está en la supuesta negligencia de la quema de hierbajos por parte de un hombre ya identificado e imputado por la Guardia Civil. Las llamas se convirtieron primero en un volcán forestal, en una nube gigante de humo que se veía desde media Mallorca, y de inmediato en incontrolados frentes de fuego. En los dos últimos días, de altas temperaturas y escasísima humedad en Mallorca, las humaredas gigantes de día y el cielo anaranjado de noche marcaron con dramatismo el entorno. Muchos vecinos desolados lloraron por la pérdida. “Ya nunca volveré a ver esta tierra como fue”, resumió un payés.