Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP reta a Rubalcaba a que presente la moción para que sea examinado

Los populares no ven razones para que Rajoy tenga que dar más explicaciones sobre Bárcenas

La oposición aún confía en que el presidente comparezca en un pleno extraordinario

El líder del PSOE Alfredo Pérez Rubalcaba durante su intervención en el pleno del Congreso celebrado hoy en el Senado. EFE

Superada la sorpresa el Partido Popular ha recompuesto la figura para pasar a una actitud retadora. Alfonso Alonso, portavoz del Grupo Popular, ha advertido al líder del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, que si mantiene su decisión de presentar una moción de censura al Gobierno de Mariano Rajoy el PP le estará esperando. “Nosotros examinaremos al candidato y él sabrá qué tiene que ganar o perder con una moción de censura; esa es su exclusiva responsabilidad”. Esta ha sido la primera respuesta que ha dado el PP de manera oficial al conocer el anuncio del líder socialista. Desde ahora y hasta la próxima semana en la que se celebrará una diputación permanente de nuevo para pedir la comparecencia de Rajoy poco más adelantará el grupo que sostiene al Gobierno.

Un hervidero de comentarios bullían en el pasillo del Senado donde se celebra hoy y mañana los plenos del Congreso al estar en obras el hemiciclo del palacio de la Carrera de San Jerónimo. Se discute la LOMCE a la que todos los grupos han presentado enmienda de devolución y aunque esta ley que pilota el ministro de Educación, José Ignacio Wert, ha sido estrella desde hace meses en sus prolegómenos, la posibilidad de una moción de censura ha acaparado las energías y la atención de las direcciones de los grupos parlamentarios y del Gobierno.

Nada hay aún escrito ni decidido porque esa moción, que firmarían 35 diputados del PSOE, como marca el reglamento del Congreso, está supeditada a que el próximo miércoles día 24 de julio, el Grupo Popular vote sí o no a la celebración de un pleno extraordinario, como piden todos los grupos, en el que Rajoy explique y responda sobre los papeles de Bárcenas. Si el voto es no el PSOE presentará la moción de censura.

¿Qué hará el PP? Aún es pronto porque el presidente del Gobierno ante la inesperada propuesta no ha tomado una decisión. Para ganar tiempo, el portavoz parlamentario advierte al PSOE sobre las consecuencias y, en principio, adelanta que “no hay elementos nuevos que hagan cambiar de posición ya que el presidente dio explicaciones en febrero y ayer mismo”, ha dicho Alonso. “Ahora bien, serán examinadas las distintas posiciones que se defenderán en la diputación permanente”. A lo que Alonso llama distintas posiciones no es otra cosa que peticiones de todos los grupos para que Rajoy comparezca en un pleno del Congreso. En el Grupo Popular reconocen que la decisión no está tomada respecto a si Rajoy comparecerá o no en un pleno extraordinario para evitar la moción de censura. De entrada, sienten la tentación de que esta vaya adelante al estimar que perjudicará mucho más a Rubalcaba que a Mariano Rajoy. En los corrillos de diputados relevante del PP se invoca el nombre de quien fuera un día su líder, Antonio Hernández Mancha, que en 1987 planteó una moción de censura al Gobierno de Felipe González de la que salió muy mal parado. Con sonrisas maliciosas, diputados del PP estiman que a Rubalcaba le podría pasar lo mismo; no por casualidad el portavoz Alfonso Alonso ha dejado en el tejado de Rubalcaba la valoración de lo que tiene que ganar o perder.

Por el contrario, desde el PSOE se asegura que no se ha tenido en cuenta otro criterio que su responsabilidad en obligar a Mariano Rajoy que ofrezca explicaciones sobre su relación con Bárcenas y la financiación del PP una vez “que todas las vías parlamentarias han sido cegadas”. Aún confían en que Rajoy rectifique y el próximo miércoles su grupo apoye su comparecencia en un pleno y así evitar la moción de censura. “La figura de la moción de censura se entiende en todos los países europeos y en Bruselas y por mucho que amenacen el Gobierno sabe que no es bueno para su imagen”, señalan en el PSOE.

El resto de los grupos calibrará qué hacer si finalmente se presenta porque Rajoy no comparezca de manera voluntaria. Todos han reconocido que la idea ha partido de la portavoz de UPyD, Rosa Díez, que desde el primer momento solo ha contemplado la posibilidad de una moción de censura al ser el único instrumento parlamentario que el Gobierno y su mayoría no pueden vetar. Aunque Rubalcaba ha tenido varias conversaciones con Díez, la última el lunes por la noche, este no ha comunicado a ningún portavoz su decisión, que se tomó a primera hora de la mañana del martes. Esto es así toda vez que Rubalcaba, tanto a Rosa Díez como a algún otro portavoz, preguntó en la noche del lunes qué le parecería la presentación de una interpelación. Lo importante es que Rajoy se someta a este debate, argumenta Rosa Díez, con independencia de que el presidente, si quiere, no tiene por qué comparecer sino que el trabajo de responder a Rubalcaba lo puede ejercer un miembro de su Gobierno, por ejemplo la vicepresidenta. En estas primeras hora la oposición actúa con cautela una vez que Rubalcaba no les ha hecho partícipes de su anuncio. Los portavoces de Izquierda Plural, Cayo Lara y Joan Coscubiela, han señalado que su aspiración es conseguir “la dimisión de Rajoy y la convocatoria inmediata de elecciones”. Este objetivo también lo persigue parte del Grupo Mixto en tanto que ERC se muestra distante ante lo que pueda hacer Rubalcaba, que representa a un partido que no admite “el derecho a decidir” de los catalanes.

Hasta que las posiciones vayan tomando cuerpo, otro de los asuntos que preocupan son las fechas ya que es posible que si se celebra la moción lo sea en pleno mes de agosto.

Más información